Imagen
 
Inicio | Servicios de Capacitación y Consultoría| | Programa Creación de Empresas| Módulos x Competencia del Programa | Módulos x Competencia| Modelo Didáctico | | | | Estructura Orgánica| Biblioteca y Enlaces Virtuales| Programa con Futuro Inmediato| Nuestra Realidad| Capacitaciones Empresariales| Experiencias Empresariales| Servicios para Básica Primaria| Servicios para Básica Secundaria| Servicios para Educación Media| Servicios para Instituciones Técnicas, Técnológicas o Universitarias| Para Profesionales o Adportas de Graduarse| Evaluación del Desempeño Entidades Estatales/Privadas| | | | Trabaje en Equipo su Idea| Valor Agregado| Innovación| Ultimos Inventos y Creatividad Criolla| Plan de Negocios Ganador| La Función Empresarial| ¿Deseas Ser Exitoso? | 1ros. Pasos para Emprender un Negocio | Convocatorias=Capital Semilla| | | | | El Emprendedor y sus Herramientas | Articulos Para Emprendedores | Semilleros de Investigación para Emprendedores | | Tendencias....
 
Ultimos Inventos y Creatividad Criolla

   
 
Una mezcla perfecta
imagen
Las estudiantes María Camila Jaramillo, Mariana Niño y Camila Duarte, desarrollaron un proyecto negocio para usar cascarilla de arroz en materiales de construcción para VIS, que serían 20% más baratos que los de cemento. Un proyecto rentable y sostenible que deja muchas lecciones.
Tomado Revista dinero. Marzo de 2011.
Un curso de universidad es, casi siempre, solo un curso de universidad. Pero no lo fue para tres estudiantes del Cesa, María Camila Jaramillo, Mariana Niño y Camila Duarte, que decidieron usar su clase de Emprendimiento para desarrollar un negocio viable y tan interesante, que ya les llamó la atención a los jurados de la Feria Espíritu Emprendedor que organiza esa universidad con el Instituto Tecnológico de Monterrey. Se llevaron el primer premio.
El producto parte de la cascarilla de arroz. Cuando se incinera en un horno especial, se convierte en sílice que ellas mezclaron en bloques, baldosas y mortero para construcción. El atractivo está en que son amigables con el ambiente y hasta 20% más baratos que los de cemento. Eso ya es interesante. Pero además del resultado, lo que más llama la atención es el orden con el que las tres socias de Opeka, como se llama la empresa en ciernes, formularon su proyecto.
Trabajaron la idea muchas veces hasta que encontraron la correcta y luego la perfeccionaron otras tantas. Esto contrasta con lo que usualmente hacen los emprendedores, que sin mucho trabajo tratan de hacer viable una idea de negocios aparece en una conversación informal de almuerzo, o en uno de esos destellos que se apuntan en una servilleta.

Cómo encontrar un mercado
Comenzaron con un área de interés general. “Desde siempre, las tres estuvimos interesadas por el medio ambiente”, dice Mariana Niño. Por eso pensaron al comienzo en negocios que fueran sostenibles en términos ambientales.

Empezaron por explorar materiales que se desechan en el país en grandes cantidades. El primero que identificaron fue la pulpa de café. Este residuo puede producir problemas ambientales serios cuando no se controla, porque contamina el agua. Con todo, vieron que los usos de la pulpa estaban relativamente bien investigados y no encontraron oportunidades interesantes de negocio. Entonces evaluaron los desechos del banano y tampoco encontraron un buen negocio.

Siguieron la lista por el arroz. Por cercanía de Mariana Niño con el Tolima, encontraron que la cascarilla de arroz también se bota en grandes cantidades: 400.000 toneladas al año. Esos volúmenes la convertían en un buen candidato para estudiar.
Encontraron en Internet que al quemarla, el 90% de la ceniza de cascarilla se convierte en sílice, que se puede usar en las mezclas de construcción para reemplazar parte de las seis millones de toneladas anuales de cemento que se consumen en el país.
Empezaron a fabricar prototipos de bloques de concreto, baldosas alisadas y mortero premezclado. En sus ensayos incorporaron algunos de los hallazgos de investigaciones de la Universidad del Valle, en los que indicaban los porcentajes óptimos de sílice que se emplean para hacer mezclas de concreto.
También observaron que las construcciones con este tipo de material no resisten las tensiones de edificios con más de cinco pisos, con lo que terminaron por definir su mercado. Solo se ofrecerían para viviendas de interés social.
Pero en ese tipo de construcciones el producto tendría grandes ventajas. De un lado las baldosas y los bloques prefabricados aceleran la edificación. Además, como lo señala María Camila Jaramillo, al ser prefabricados, podrían evadir la competencia de los gigantes cementeros. “Hay que ser realistas. Es difícil competir contra Argos o Cémex”, dice con una dosis refrescante de pragmatismo empresarial. Pero si fiera poco, la ceniza que reemplaza al cemento permite hacer ahorros de 10% a 20% en el costo de los materiales.
El resultado de este proceso ordenado para formular el negocio es muy interesante. Un producto rentable, claramente sostenible en términos ambientales, porque evita las pequeñas quemas de arroceros individuales y reduce el uso del cemento; más barato y orientado a construcciones de casas VIS lo que le da una característica social importante.
¿Ahora qué les falta al equipo de Opeka? Inversionistas. “Necesitamos $783 millones”, afirma María Camila Jaramillo. Quizás sea algo menos si los equipos se financian con leasing. Pero si se juzga por los premios y por el entusiasmo que ha generado la idea, los inversionistas no tardarán en aparecer. “Uno de los profesores nos dijo que si queremos hacer esta empresa, él estaría interesado en invertir”, concluye. Parece seña de que la mezcla en este negocio, buenas socias y trabajo ordenado, está cerca de ser perfecta.
IN VIVO....
imagen
El proyecto de emprendimiento premiado está integrado por investigadores como Diana Sánchez, Verónica Durana, Raúl Quiroa y Lina Quijano. Un grupo de estudiantes de la Universidad de Los Andes desarrolló una novedosa técnica para regenerar vasos sanguíneos, que acaba de ser premiada en Estados Unidos. Muy pronto comenzará a comercializarse.
Tomado de dinero.com-abril de 2011
Un grupo de investigadores colombianos logró desarrollar para la industria médica un proyecto único en el mundo. Se trata de un injerto vascular de colágeno que regenera vasos sanguíneos in vivo, con las propias células del paciente. Puede ser usado en el tratamiento de la arterioesclerosis o como fístula para el tratamiento de hemodiálisis. No solo reemplaza los vasos sanguíneos, sino que provee un soporte sobre el cual se regenera un vaso nuevo, con la estructura celular de un vaso sanguíneo sano. El tratamiento tiene una duración mucho mayor que las alternativas existentes y provee una mejor calidad de vida a los pacientes, pues elimina los riesgos originados en reintervenciones y problemas generados por fallas del injerto.
Esta innovación, denominada SiSgraft®, acaba de obtener un reconocimiento internacional: alcanzó el segundo puesto en una de las competencias de planes de negocios más importantes de Estados Unidos, la McGinnis Venture Competition, en el área de ciencias de la vida.
Esta competencia es organizada por la Tepper School of Business, de Carnegie Mellon University, una facultad que cuenta entre sus exalumnos y profesores con 8 premios Nobel.
La competencia atrae proyectos de emprendimiento de clase mundial realizados por estudiantes de posgrado. SiStgraf compitió con proyectos de Johns Hopkins University, University of Texas at Austin y Carnegie Mellon University, entre otras.
El proyecto, desarrollado en conjunto por estudiantes de doctorado en ingeniería biomédica y estudiantes del MBA de la Universidad de Los Andes en Bogotá, surgió de la investigación realizada por Diana Sánchez Palencia, estudiante de doctorado en Ingeniería de Los Andes, y Lina Quijano, investigadora del grupo de ingeniería biomédica de esta misma universidad. Los estudiantes del MBA que participaron en el proyecto fueron Raúl Quiroga, Verónica Durana y Carlos Lobatón.
¿Cómo funciona este producto? Juan Carlos Briceño, profesor de Ingeniería Biomédica de Los Andes, quien lidera la investigación, viene realizando desde hace diez años estudios relacionados con temas como piel artificial y el soporte de polímeros biodegradables para la regeneración de células.
En ese proceso, Briceño identificó que la submucosa intestinal porcina es un tejido con propiedades sorprendentes, pues puede utilizarse para regenerar tejidos humanos con células propias del paciente. El grupo de investigación trabajó a partir de este tejido hasta obtener una membrana de colágeno.
Esta matriz de colágeno funciona como un soporte al cual se adhieren las células y la colonizan hasta regenerar una nueva arteria. La investigación es un proyecto colaborativo entre Los Andes y la Fundación Cardioinfantil. En este momento, están en la etapa de experimentación con mamíferos.
Estas investigaciones fueron la base para desarrollar un producto que permite recuperar las arterias humanas y puede utilizarse en el manejo de arterioesclerosis y en procesos de hemodiálisis.
El proyecto inicia ahora su etapa de implementación y, para llevarlo al uso clínico y de explotación comercial, el grupo avanza en la estructuración de un plan de negocios que permita su implementación. "El producto tiene proyección internacional porque en el mundo no hay ningún injerto vascular regenerativo", afirma Juan Carlos Briceño.
Por su parte Jorge Hernández, profesor del MBA de la Facultad de Administración de Los Andes, enfatiza que "en Colombia existe un enorme potencial para proyectos de emprendimiento relacionados con medicina, dispositivos médicos y ciencias de vida".
El proyecto tuvo una participación destacada el año pasado en Ventures, la competencia de planes de negocio con más trayectoria en Colombia, cuando llegó al grupo de los 10 finalistas. El trabajo ha tenido un costo de $505 millones en los últimos dos años y ha sido financiados por Colciencias, la Fundación Cardioinfantil, la Universidad de Los Andes y el Cifi.
El éxito que hasta ahora ha tenido el proyecto se debe a una investigación rigurosa que, todo indica, tendrá impacto en el mercado y en la salud humana. Esto se logra gracias a la alianza universidad-empresa y a la creación de un equipo multidisciplinario que ha logrado estructurar un proyecto con alto potencial en el mercado internacional.
Colombiana en la final de “Globalizer 2011”
imagen
Marta Arango, emprendedora social, fundadora del Centro Internacional de Educación y Desarrollo Humano, Cinde. Marta Arango, fundadora del Centro Internacional de Educación y Desarrollo Humano, Cinde, llegó a la final del concurso de Ashoka, que le permitirá llevar su modelo de trabajo social a todo el mundo. Ya ha beneficiado a 10 millones de niños. Especial de BuenaNota para Dinero.com
Marta Arango y su esposo Glen Nimnicht crearon en 1977 el Centro Internacional de Educación y Desarrollo Humano (Cinde) con el propósito de atender niños en condiciones sociales difíciles. “Su eje central es la creación de ambientes adecuados, para el sano desarrollo físico y psicosocial de los niños, niñas y jóvenes que viven en condiciones de vulnerabilidad en Colombia, Latinoamérica y el mundo, a través del trabajo con la familia, la comunidad y las instituciones educativas”, dicen en su página de Internet.
Cindes creó redes de apoyo para niños en edad preescolar con familias, comunidades y profesionales en el cuidado de primera infancia. Con ellas consiguió que los niños tuvieran un mejor desempeño en el sistema escolar convencional.
“Ashoka Globalizer 2011” selecciona los 10 emprendedores sociales más innovadores del mundo para participarán en un proceso de preparación que les permita extender a más países su modelo de trabajo y que más personas puedan beneficiarse de las innovaciones de carácter social que proponen. Ashoka es la organización pionera en el mundo en trabajar con emprendedores sociales innovadores.
“Globalizer 2011 es el mejor espacio para un emprendedor social innovador. Todo el proceso fue tan riguroso que nos permitió identificar los proyectos sociales que tienen mayor replicabilidad en cualquier lugar del mundo. Tener a Marta Arango en ese selecto grupo es un gran indicador de la calidad de las innovaciones sociales que se están dando en Colombia”, le dijo a BuenaNota, María Lucia Roa, directora de Ashoka Colombia.
Durante los últimos 33 años, Cinde se ha convertido en una referencia en Colombia y América Latina en apoyo a los gobiernos, al sistema de la ONU, a las ONG y a las fundaciones, en el diseño de políticas y programas para ayudar a los niños a lograr mejores resultados. En alianza con la Unesco, Unicef, Save the Children, los gobiernos departamentales y organizaciones privadas, las prácticas de Cinde ha llegado a más de 30 países, entre ellos Indonesia, Panamá, Nicaragua, Costa Rica y Bolivia, y ha impactado más de 10 millones de niños y sus familias. “Globalizer 2011” será la oportunidad de ampliar esta cifra.
A partir de 2011, Cinde se propone aumentar el número de beneficiarios de sus programas, centrándose en alcanzar una mayor audiencia de profesionales, trabajadores de la comunidad, y las autoridades en todos los niveles, la incorporación de las tecnologías de e-learning en sus métodos y aumentar el número de asociaciones público-privadas.
Fritos para todos los gustos-Frito Innovador
imagen
Camarones, carne molida, pollo, cerdo, chorizo, jamón y huevo son los ingredientes del frito innovador que este año vende a sus comensales Alicia Oviedo de Barrios, una septuagenaria nacida en Olaya Herrera que participa otra vez en el XXVII Festival del Frito Cartagenero.
tomado de El Universal. enero de 2011
En el evento, que se desarrolla en el parqueadero del monumento a los Zapatos Viejos, en el marco de las fiestas de La Candelaria, participan 24 mujeres, todas ellas expertas fritangueras que ponen a disposición de propios y extraños los sabores de la comida criolla. Allí hay fritos para todos los gustos, que se elaboran con todas las normas de higiene. Se consiguen desde los $700 hasta los $2.500, y los precios aparecen en una lista elaborada por el IPCC. º
Alicia, quien ha dedicado más de cincuenta años a la preparación de fritos, pasteles y otras delicias, advierte que el festival se ha convertido en una vitrina para mostrar sus habilidades culinarias. “Vea aquí ha llegado gente que se ha encantado con el sabor de mis fritos. Estas personas, me piden el teléfono y me contratan en fechas especiales”, dice.
“Soy la fritanguera más famosa de mi barrio. Todos los días hago carimañolas, empanadas, arenas con huevo, buñuelos y siempre vendo todo”, dijo la mujer, mientras le vendía tres arepas rellenas a un docente que visitó ayer su puesto en el parqueadero del monumento a los Zapatos Viejos.
Según Alicia, las recetas para preparar los fritos la aprendió de su madre María Martelo, una mujer que logró criar a todos sus hijos con lo poco que ganaba en la fritanga. “La verdad es que los fritos que preparo los compran todos, pero decía mi abuela que para cocinar bien uno tenía que tener buena mano: de pronto, el secreto está en la mezcla de los alimentos, el uso del ajo y del ají”, dice.
Lo cierto es que el docente Fernando García, un comedor de fritos de todos los tiempos, adujo después de probar la arepa rellena de Alicia Oviedo que definitivamente debía volver. “Ya tengo plan para el fin de semana con mi familia. No solo vendré a comer fritos sino a disfrutar de la programación”, dijo el profesor.

Sangre joven
Este año en el Festival del Frito Cartagenero no solo participan fritangueras veteranas, sino relativamente jóvenes, como Martha Torres, una mujer cartagenera que se atribuye la invención del frito innovador.
“Yo nací en Olaya Herrera y toda mi vida he vendido fritos. Hace años me inventé la arepa rellena con huevo, camarón, cerdo, carne molida, pollo, chorizo y mortadela”, advierte.
Según ella, sus fritos son especiales por la cantidad de amor que le imprime a su preparación. “Todo lo que yo hago tiene una dosis de cariño, por eso es que se venden”, dice la mujer al tiempo que atiende a un comensal que pidió una segunda carimañola de carne.
Un poco alejada de la entrada principal del Festival del Frito Cartagenero está Manuela de Avila, una mujer de sonrisa espontánea, que junto a su marido y sus hijas prepara, según sus palabras, delicias para paladares exigentes.
“La verdad es que este festival es un evento importante, porque reúne a cocineras expertas en la preparación de fritos y otra clase de comidas. Mi especialidad es el frito innovador. Yo tengo una arepa rellena con huevo y un picado de carne de ponche, pollo, camarón y caracol de pala. Todo el que la prueba repite”, advierte la mujer.
“Con la venta de los fritos y otros platos ayudo a mi esposo con los gastos de la casa y la universidad de mis hijas”, dice, al tiempo que cautiva a un cliente para que pruebe la poderosa arepa rellena, de la que advierte tiene propiedades afrodisiacas.

Los premios
Irina Junieles, directora del Instituto de Patrimonio y Cultura (IPCC) informó que el festival va hasta el 6 de febrero próximo.
Indicó que se entregarán premios de $500 mil a cada una de las ganadoras de las seis modalidades: empanada de huevo, carimañola, arepa de dulce, buñuelo de frijol, empanada de carne y frito innovador. “Además, habrá un premio de un millón de pesos para la ganadora de ganadoras, que se repartirá entre las mujeres que han ganado el festival en años anteriores”.
Junieles dijo que en la tarima localizada en el parqueadero del Zapatos Viejos, se desarrollará el Festival de la Cumbia y el primer Encuentro de Oralidad. “Promoviendo así, el folclor y la cultura de la ciudad. “Invitamos a los cartageneros y turistas a que asistan al festival y pasen un rato en familia, no solo disfrutando de las delicias culinarias, sino de la música y el folclor que tendremos todos los días”, dijo.
Grupo de la UN elabora cosméticos naturales de alta calidad
imagen
Innove es el grupo de emprendimiento que plantea ser empresario como una opción de vida para los estudiantes de pregrado de las diferentes facultades en la UN. Bienestar por su parte apoya esta iniciativa.
Bogotá D.C., ene. 18 de 2011 - Agencia de Noticias UN - Cosméticos naturales amigables con el medio ambiente en su proceso de fabricación son elaborados por estudiantes de pregrado de la UN.
El proyecto, llamado Esawa, es de alta cosmética natural y los productos son fabricados con materia prima vegetal del Amazonas, solo se usan dos derivados animales, como la leche y productos de la colmena o jalea real.
Esawa es un grupo interdisciplinario compuesto netamente por profesionales de la UN. Un químico farmacéutico, un ingeniero químico y una administradora de empresas son sus miembros.
En diálogo con la Agencia de Noticias, la coordinadora del proyecto, Diana Leticia Duarte, estudiante de noveno semestre de Administración de Empresas, comentó: “El plus de nuestros productos es que están realizados con materiales naturales y no tienen ninguna contraindicación, son amigables con el ambiente y no tienen químicos nocivos ni para los humanos ni para el medio ambiente y sirven para todos los tipos de pieles”.
Sobre el impacto de sus productos, Duarte afirmó: “Buscamos que la alta cosmética pueda ser natural y de zonas autóctonas de Colombia, no es necesario tener un producto cosmético natural de la India o de la China para que sea bueno, también los productos colombianos son excelentes y sobre todo con componentes vegetales del Amazonas y de selvas tropicales colombianas”.
Esawa fue creado dentro del grupo de emprendimiento Innove, el cual busca que mediante la unión de varias disciplinas se genere la posibilidad de crear empresa con el uso de herramientas como conferencias, talleres y otras metodologías con base en el plan de formación y el apoyo financiero de la oficina de Bienestar de la Sede Bogotá.
“Lo que hace Innove es apoyar a los proyectos desde el ámbito académico y presentarlo frente a socios estratégicos como el Fondo Emprender, la Cámara de Comercio, la Andi, etc. Por tanto, nos apoya, más que en la financiación, en el impulso de la parte académica”, explicó la estudiante.
Agregó que “el proceso en Innove ha sido enriquecedor, de hecho el grupo de mi proyecto lo conocí aquí, la interdisciplinariedad que tiene el grupo es fundamental y la posibilidad que tiene de brindar a los emprendedores diferentes espacios, de conocer inversionistas, clientes estratégicos, proveedores a posibles consumidores es clave”.
Por ser un buen producto y modelo de emprendimiento, este proyecto fue presentado durante la celebración del Primer Día del Emprendimiento Universitario”, celebrado en la Universidad de los Andes en Bogotá.
En la onda verde
imagen
Esteban Betancur, gerente de Contreebute. Esta empresa comenzó a ‘sembrar’ Eco árboles en Medellín y desarrolla un programa de siembra de bosques nativos para cuidar nacimientos y cuencas. 12/10/2010 Dinero
Muy pocos emprendedores en Colombia se pueden dar el lujo de tener a Inverargos como socio y al próximo presidente de Bancolombia en su Junta. Contreebute es una firma de jóvenes antioqueños que vende servicios ambientales. ¿Qué tiene de interesante?
A 500 metros del puente de Guayaquil sobre la Avenida del Río, en Medellín, hay una estructura nueva. Con sus 11 metros de altura, esta extraña figura que termina en un manojo de filamentos enormes podrá ser muy importante en el futuro. Se trata del primer Eco árbol 'plantado' por Contreebute, una firma de jóvenes emprendedores antioqueños. El mayor tiene 31 años.
"Cada Eco árbol está equipado con tecnología capaz de purificar aire a una tasa de 25.000 m3 por hora, equivalente a lo que respiran 60.000 personas en un día", dice Esteban Betancur, gerente de Contreebute. El objetivo de cada árbol es el de generar un efecto purificador en un radio de 80 metros.
Pero no se trata solo de una cruzada medioambiental. Es un negocio. Contreebute encontró que podía vender publicidad en las pantallas que están en los costados del árbol y con ello financia su instalación y hace una utilidad. El primer árbol ya tiene anunciantes que quieren estar al lado de un producto verde como el que estos empresarios ofrecen.
El próximo año la 'plantación' ambiental crecerá, pero no a ritmos desaforados: dos árboles en Medellín y uno en Bogotá. Pero esto no es un problema porque no es el único producto de la empresa.
En noviembre de 2009 empezaron un programa de siembra de bosques nativos para cuidar nacimientos y cuencas que abastecen acueductos municipales. Lo financian con los clientes de Almacenes Éxito, que pueden canjear sus puntos por árboles que Contreebute siembra en varios municipios del oriente antioqueño. Este año sembraron 120.000 árboles, en un proceso verificado por la auditora internacional Deloitte.
Antes de tener el asunto con el Éxito andando, los socios habían empujado la venta de certificados de bosques en estaciones de gasolina. Esteban Betancur, Manuel del Corral, Juan Luis Botero, Carlos Velásquez, Juan Camilo Viana y Andrés Mesa, literalmente se pusieron sus camisetas para ofrecer su producto.
Ahora, con la nueva dimensión, la siembra les permite hacer una jugada a varias bandas. De un lado, ganan en efectividad ambiental y social porque los municipios donde plantan los bosques protectores tienen una gran riqueza hídrica y han sido golpeados por la violencia. Además, consiguen un efecto educativo. "Ayuda a que las comunidades reconozcan y cuiden su riqueza ambiental", dice Juan Camilo Viana.
La compañía se encuentra en una etapa de crecimiento. Este año venderá más de $400 millones -tres veces más que el año pasado- y espera duplicar las ventas para 2011.

Su historia y sus socios
Contreebute ofrece varias lecciones que la hacen muy llamativa. La primera es la paciencia. Todos los accionistas han capitalizado permanentemente la empresa y saben que hay que dar tiempo para que el negocio vaya poniendo su contabilidad en negro.
La segunda es la capacidad de repensar la empresa. En 2006, como estudiantes universitarios, los socios diseñaron a Contreebute alrededor de un esquema de titularización de bosques comerciales, de los que extraerían madera para pagar la inversión. Con ese modelo, Andrés Mesa y Juan Camilo Viana se ganaron un premio de planes de negocios de la Andi.
Sin embargo, en la sesión de premiación conocieron a Duane Roth, presidente de la organización internacional Connect, que había sido invitado como ponente para contar sobre su operación, que ha puesto en marcha más de 2.000 empresas en San Diego, California. Les sugirió vender el producto ambiental y no el de la madera. En ese momento, convencidos por la sugerencia del experto, cambiaron completamente su modelo de negocio.
La tercera es la importancia de tener expertos en las empresas nuevas. Con el premio de la Andi, venía también una mentoría de ejecutivos extraordinarios que entraron a la junta directiva. En 2007, los jóvenes tenían en su directorio a Ricardo Sierra Moreno, a Juan Manuel y a Luis Javier del Corral, tres miembros de las juntas más importantes del Grupo Empresarial Antioqueño.
Con ellos a bordo, diseñaron un plan para interesar a Inverargos en la compañía. En agosto de 2009, esta holding de inversiones tomó el 20% de participación en la empresa. Pero más importante que el dinero, con la inversión llegaron otros dos pesos pesados a la junta de Contreebute: Carlos Raúl Yepes, nombrado presidente de Bancolombia, y Ricardo Andrés Sierra, vicepresidente de Argos.
Con el entusiasmo de sus fundadores y con la visión de los mentores, Contreebute le apuesta a alcanzar el éxito en el campo de la conservación ambiental, un área de negocios que necesita corazón y buena vista.
Mujeres 'afro' víctimas de la violencia ahora son empresarias
imagen
El colectivo 'Raíces, tierra y mar', reciben dinero y talleres para crear sus propias microempresas.
Tomado de El Tiempo. Diciembre del 2010.
Son beneficiarias de un proyecto apoyado por el Banco Interamericano de Desarrollo y MinCultura.
Delis Palacios Herrón habla de su pasado como si no fuera el de ella. Siempre se refiere, en tercera persona, a una mujer que tiene su mismo nombre y tuvo que salir de su hogar, con el cuerpo reventado por la explosión de un cilindro bomba que arrojaron las Farc, después de la masacre de Bojayá, en 2002.
"Era una mujer alegre y casada con el padre de su hija, una niña que aún no cumplía los siete años. Todos los días, Delis se levantaba a desayunar bocachico con plátano cocinado y le gustaba tomar agua de panela que hacía con hierbas aromáticas que arrancaba del patio. A la hora del almuerzo salía al monte a buscar carne para comer", cuenta sin dar muestras de duda.
Conoce perfectamente el pasado de la antigua Delis Palacios y se atreve a asegurar que "ella" tenía tres perros: Negrito, Lucas e Ica, animales que la acompañaban mientras arreglaba la huerta, cuidaba a las gallinas y a los cerdos.
"En ese entonces estudiaba ética y formación religiosa, cursaba tercer semestre y tenía apenas 25 años. Trabajaba con la Junta de Acción Comunal por los derechos de las mujeres y además coordinaba un colegio para que las personas de Bojayá pudieran terminar sus estudios", narra.
Dentro de Delis hay dos mujeres: una con la cara del pasado y la otra con la del presente.
La mujer del pasado aún recuerda el aspecto de los cuerpos mutilados de sus familiares y el pánico que sintió al quedar sin nada: sin dinero, sin trabajo y sin hogar, desplazada en Medellín, una ciudad que la aplastaba.
Pero en el presente aparece ella -la de ahora- junto a otras mujeres que también han sufrido y se reponen con la ayuda del proyecto Cultura como medio de vida: opciones para mujeres afrocolombianas, desarrollado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) a través de su Unidad de Género y Diversidad, en colaboración con el Ministerio de Cultura.
Es una iniciativa que ha asesorado y ayudado a miles de mujeres afrocolombianas en situación de vulnerabilidad y desplazamiento de Quibdó (Chocó), Buenaventura (Valle del Cauca), Guapi y Timbiquí (Cauca).
El plan ha consistido en capacitarlas a través de talleres para que puedan crear empresas con productos gastronómicos y artesanales típicos de cada zona del país.
"Ha habido tres etapas: la primera la realizó el Ministerio de Cultura con capacitación en liderazgo, recuperación de los conocimientos tradicionales y emprendimiento a través de cultura.
En la segunda, la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) les dio capital semilla para que desarrollaran parte de sus proyectos, y ahora el BID ayuda a cerrar la fase de construcción de las microempresas que tengan potencial para entrar en un mercado", explicó Adria Natalia Armbrister, Asociada Senior Desarrollo Social, Unidad de Género y Diversidad, del BID.
Las mujeres ya están unificadas: la marca que las identifica a ellas y a sus productos es 'Raíces de tierra y mar'. Ofrecen todo tipo de cosas: cocadas, dulces de guayaba, artesanías, dulce de lulo, manjar de coco, envueltos de plátano maduro, ceviches de pescado, bebidas medicinales y artesanías.
"Una de las cosas más positivas de este proyecto es la relación de hermandad que se ha construido entre todas y la forma como se ha consolidado la red 'Raíces de tierra y mar'. En los talleres que nos han dictado hemos intercambiado saberes y experiencias", cuenta Teófila Betancourt, una de las beneficiarias de Guapi.
Ella asegura que "las mujeres del Pacífico, a pesar de que tienen a los hombres en la casa, tienen que jalar fuerte para poder sacar las cosas adelante. Las mujeres, en muchos de los casos, somos las que cultivamos y sostenemos nuestros hogares".
Delis Palacios está de acuerdo con ella, "La mujer siempre ha asumido y llevado el rol de mamá, de articular y de generar procesos para salir adelante".
Según demuestran varios antecedentes presentados en el proyecto, la cifra de afrodescendientes en situación de desplazamiento en Colombia se ha duplicado cada tres años: en 1997, 40.000; en 2000, 180.000, y en 2009, de los 3'226.442 personas que constituyen la población en situación de desplazamiento en el país, 587.376 pertenecen a comunidades afrodescendientes.
Además de partir hacia las grandes ciudades como Bogotá, Cali y Medellín, las poblaciones desplazadas se han desplazado a los principales centros urbanos de la región como Quibdó, Guapi, Buenaventura y Tumaco.
El anterior fue el caso de Teófila Betancourt. Ella no fue desplazada por la violencia pero sí por su realidad en una vereda en Guapi que la obligó a salir en busca de nuevas oportunidades.
"Soy una mujer ciento por ciento rural y moverme de mi lugar de origen hacia una ciudad desequilibró mi estabilidad económica y emocional: me tocó salirme de estudiar y ayudarle a mi mamá en el trabajo para poder sostenernos", cuenta Betancourt quien, más tarde, regresó a su pueblo para trabajar con otras mujeres en la reivindicación de la identidad de la costa pacífica.
Ella está convencida de que las mujeres que se crían en las ciudades tienen más posibilidades para estudiar y acceso a información, mientras las rurales son más sumisas, no están preparadas para asumir la viveza de las grandes ciudades.
Actualmente, todas las mujeres participan individualmente dentro de sus organizaciones y el eje rector que las une es 'Raíces de tierra y mar'.
Las redes que existen son: Red Matamba y Guasá, de Timbiquí y Guapi; Red Departamental de Mujeres Chocoanas, de Quibdó; también, la Asociación de Parteras Unidas del Pacífico y Asociación de Desplazados Afrocolombianos, de Buenaventura; la Asociación Dos de Mayo y la Asociación Interétnica de Población Desplazada, de Guapi.
Quiño, la moda reciclada
imagen
Tomado de Cromos.com. Diciembre 01 de 2010.Bufandas, cinturones y hasta bolsos de pedazos de tela ¿suena raro? Pues es lo que la diseñadora Diana Quiñones propone.
Bufandas, chalinas, billeteras, maletas, carteras y bolsos, hechas con aquello que parece sobrar de las grandes fábricas, es lo que crea la diseñadora.
A diario, las grandes empresas textiles desechan pedazos de tela por considerarlas obsoletas y estorbosas. Sin embargo, para Diana, es sólo el comienzo de otro ciclo reutilizable. Mediante un proceso ecológico, el cual asegura “es secreto de la casa”, las fibras se limpian y se descomponen para crear un nuevo hilo empleado para originar las nuevas piezas. “El estilo trabajado es bajo el concepto del caos ordenado. El poder del retazo. El poder de lo más precario, para realizar un resultado satisfactorio. No necesito de muchos materiales para crear”.
La idea de Quiño Accesorios surgió “de mis juegos de muñecas con retazos. Deseaba producir un textil que surgiera de mis manos”, comenta la artista. De pequeños trozos de tela donadas por talleres locales, hasta las grandes textileras, pasando por ropa usada. La idea es no dejar nada inconcluso, usando al máximo todo lo que se tenga a la mano. “Acá nada se pierde, se cierran los procesos y yo no arrojo un objeto a la basura… todo se debe aprovechar. En estos procesos se deben cerrar los ciclos de producción sí en verdad se es un productor ecológico”.
Quiño Accesorios aboga por un reciclar de ropa con estilo. La inspiración usada radica en el sabor de los colores. “Chispitas con chocolate, limón con coco son algunos de los sabores de los bolsos. De esta manera realizo el concepto. Lo que hago me sabe visualmente”.
Para esta elaboración, cuenta con un grupo de tejedoras mayores de 40 años. Todas mujeres, todas cabeza de familia, que con hábiles manos tejen los hilos para formar los bolsos que se exponen en el Café de la Luna Lela, en Bogotá. Todo el trabajo se realiza de manera manual, y eso implica un gran obstáculo al momento de producir en grandes cantidades. “Cree una máquina, sin usar tanto trabajo manual. Se maneja con pedales, muy similar a una bicicleta. Todo con la meta de sacar el hilo con mayor facilidad y aferrarse al trabajo manual”.
Un trabajo de interiorización y catarsis, es lo que aparta a estos accesorios del resto. Cada una de las piezas son únicas, “son diseños vivos, donde en el tejido puedes saber el estado anímico de las persona”.
Sin embargo entrar al mundo de la moda, no resulta una tarea sencilla cuando la materia primea es un material fuera de lo común. Pero con trabajo constante han podido llegar tres veces a Expoartesanías, donde se presentarán con una “pasarela que consiste en mostrar nuestro trabajo junto a otros colectivos durante la feria de exposición, así mismo con la realización de tres talleres, donde mostraremos qué es lo que somos y lo que nos hace ser ecológicos”.
Tras convertir fincas cafeteras en hostales, mujeres de Caldas crearon asociación de alojamientos
imagen
Las fincas fueron adecuadas para ofrecer diversión, descanso y aprendizaje sobre la cultura del café.
Tomado de El Tiempo. Septiembre 20 de 2010.
Hace dos años, 18 mujeres adecuaron sus fincas cafeteras para convertirlas en atractivos lugares de descanso.
"Somos unas berracas". No es su consigna ni su grito de batalla, pero esta frase, que dice unas de ellas, es totalmente cierta. Las 18 caldenses que hace dos años adecuaron sus fincas con el propósito de obtener con el turismo otros ingresos, ante la alicaída caficultura, son unas echadas para adelante.
La mayoría son amas de casa, unas nunca habían utilizado un computador, otras no tenían idea de cómo se lleva la contabilidad de un negocio; unas son solteras, otras casadas y otras viudas. Son un grupo heterogéneo, pero decidieron convertirse en empresarias y conformaron la Asociación Turística en la Tierra del Café.
"Somos muy distintas, pero tenemos algo en común: todas tenemos unas ganas las 'berriondas' de salir adelante con esto", afirma Angélica María Escobar, una de las líderes del grupo.
La asociación nació por iniciativa de la Cámara de Comercio de Chinchiná y para su arranque contó con 300 millones de pesos y el apoyo de Fomipyme, las alcaldías de Chinchiná y Palestina y la Gobernación de Caldas.
"Como todo proceso, empezar fue difícil. Unificar mucha información entre tantas ¡y mujeres! es un poquito enredado, pero ahí vamos. La fortaleza es que todas somos empresarias", agrega con orgullo Angélica, cafetera de tradición y fonoaudiologa.
Las fincas que hacen parte de la asociación están situadas en Chinchiná y Palestina, en la zona centro-sur de Caldas. Aunque cada empresaria es independiente jurídicamente y es autónoma en el manejo de su negocio, entre todas arman paquetes que reúnen diferentes opciones para prestarles a los turistas los servicios que ellos quieran.
En la página www.colombiacafeyturismo.com cada uno de los integrantes del grupo tiene un vínculo en el cual aparecen las características de su negocio: historia, ubicación, servicios, mapa y tarifas. Entre 21 opciones el turista puede armar el paquete de su gusto y presupuesto.
En un día por la mañana, el turista puede ir a montar a caballo o a pescar; por la tarde, a conocer una finca cafetera típica, y por la noche, a descansar en un ecohotel.
Dicen que las mujeres manejan mejor el dinero y esta asociación es un ejemplo. "A nosotras nos rinde la plata. Una les cuenta a las otras: hice esto en la finca y me costó tanto, para que no vayan a pagar más; no somos egoístas", cuenta Nohra Cristina García, propietaria del aparta-hotel La Florida.
"Nosotras somos más sensibles y comprometidas -complementa Angélica-. Donde pone las manos una mujer, eso debe salir adelante". "A las mujeres nos encanta que todo marche bien y que las cosas estén bien ordenadas. Tenemos muchos planes, como ayudar a mujeres cabeza de familia", añade María Leonor Londoño.
Pero su principal expectativa es el Aeropuerto del Café (en Palestina), que entrará en operación en un año.
Convertir una idea en una empresa
imagen
Sergio Figueroa (i) y Felipe Cadavid, dos de los jóvenes que integran este proyecto.Sergio Figueroa (i) y Felipe Cadavid, dos de los jóvenes que integran este proyecto.
Tomado Revista Dinero. Septiembre 13 de 2010
Unos pequeños cuadrados blancos y negros son la llave de acceso a toda la información sobre las obras de un museo y para leerlos basta con poner la cámara del celular frente al código. Esta es la esencia de un proyecto de emprendimiento que están trabajando cinco jóvenes colombianos.
Sergio Figueroa, Eduardo Arenas, José Millón, Miguel González y Felipe Cadavid, son estudiantes de ingeniería y de administración de la Universidad de los Andes. Presentaron su proyecto en uno de sus cursos de la universidad y fueron escogidos para que la institución patrocinara la tarea de convertir esta idea de negocios en una empresa.
La aplicación que desarrollan, les permitirá a los dueños de iPhone y de Blackberry visitar una exhibición de arte y que al acercarse a cada obra reciban datos como la biografía del artista, la técnica usada, el precio actual o los precios que ha recibido la obra de ese artista en el pasado. La cantidad de datos puede ser muy grande y el programa permite tener acceso a complementos multimedia de video y audio. Todo con apuntar la cámara al código que representa los cuadrados.
Las galerías o los museos se ahorrarían con esto, el costo de los equipos que se utilizan para hacer visitas guiadas con audio y los observadores, ganarían en que la información que reciben puede estar diseñada a su medida.
Esta aplicación genérica se puede utilizar en otros lugares. En algunos supermercados japoneses junto al nombre del producto se pone el código y con ello el comprador puede ver datos como los componentes del producto, su valor nutricional, la fecha de cosecha del producto, la fecha de embarque en el país de origen, la de llegada a Japón, las condiciones de la producción y hasta videos de la finca o de la recolección.
Por lo pronto, el grupo, que se constituyó en la empresa DaVinci, tendrá que terminar de desarrollar el producto. La universidad les ha dado tiempo de cómputo en equipos de desarrollo, celulares y asesoría de profesores de distintas áreas.

Con esa ayuda, el proyecto ya tiene listo el reconocimiento de patrones y una plataforma de aplicación para iPhone y actualmente se encuentra en desarrollo la aplicación para Blackberry. El prototipo del producto se ensayará en poco tiempo en la galería de la Asociación de Egresados de la Universidad de los Andes en Bogotá.
Pero simultáneamente con el desarrollo técnico, siguen puliendo su plan de negocios y su organización empresarial. Hoy se encuentran inscritos en cinco concursos de emprendimiento, uno de ellos auspiciado por la OEA y otro por Rolex, que podrían llevar su idea para que sea fogueada en escenarios internacionales.
Para entrar en alguno de estos concursos tuvieron que crear su empresa y ahora tienen reuniones de junta directiva todos los sábados. Pero lo ordenado no quita lo juvenil. El grupo organizó una rutina en la que antes de la reunión de negocios juegan un partido de squash. Quizás el método de promoción de la Universidad y el empeño de los nuevos emprendedores termine en un buen negocio. Pero lo que es seguro es que en el entretanto, el proceso no tiene nada de aburrido.
Una empresa para el arte
imagen
Dos emprendedoras colombianas crearon en Canadá un festival artístico que, con el nombre de LatinArte, se ha posicionado como una de las expresiones culturales latinoamericanas más relevantes de Montreal.
Tomado revista Dinero. Septiembre 13 de 2010.
Parecía un contrasentido que una de las ciudades del planeta con mayor diversidad cultural y que es permanente anfitriona de reconocidos festivales mundiales de música, de teatro, de cine, de literatura y de fotografía, no contara con una vitrina permanente destinada a promover, a promocionar y a posicionar a los artistas de origen latinoamericano, cuya presencia es de las más numerosas y visibles en la región.
Sin duda, esa fue la percepción que rondó por la mente de las colombianas Ángela Sierra, una periodista con estudios en artes cinematográficas en Francia, y Natalia Gnecco, experta en marketing político. Las dos, residentes y con vida profesional en Montreal desde hace varios años, convergieron en la idea y vieron una oportunidad de emprendimiento en lo que se denomina la industria cultural. Esa fue la génesis de LatinArte.
Hoy, la segunda edición del festival está tomando un vuelo autónomo que se soporta en el respaldo del Ministerio de Inmigración y Comunidades Culturales, del Ministerio de Cultura y de la Comunicación de Quebec y de la Alcaldía de Montreal; así como en la colaboración de las Universidades de Concordia y de Quebec y en el apoyo de algunas empresas del sector privado de la ciudad.
Los pasos para llegar allí se empezaron a dar hace un par de años, mientras organizaban la semana cultural colombiana –como miembros de la Asociación de colombianos en Montreal–. En ese entonces, recibieron el llamado de varios artistas de otros países latinoamericanos para que se abriera la programación a manifestaciones culturales de toda la región.
Fue cuando estas dos emprendedoras detectaron que la necesidad de expresión artística estaba latente y que por lo tanto era el momento de dar vida a ese espacio, que más tarde tomó forma en LatinArte.
Para la primera edición del Festival, según explican las gestoras de la iniciativa a Dinero.com los recursos se consiguieron a través de la ayuda de amigos, de los contactos personales, de la realización de eventos culturales y fiestas y, por qué no, de muchas relaciones públicas.
La respuesta fue favorable entre el público. “Nuestro balance de gestión indica que unas que unas 7.000 personas asistieron a las exposiciones, muestras, conciertos y diferentes actividades programadas”, dice Ángela Sierra, quien antes de radicarse en Canadá vivió 10 años en Francia.
La prensa local también le dio su beneplácito a LatinArte, e incluso lo catalogaron como un festival de cultura de gran proyección. En ese sentido, la revista especializada ‘Vie des arts’ –la más representativa de las artes en Quebec– dedicó un buen espacio a resaltar la obra de los artistas invitados. “LatinArte participó como representante de la comunidad latina de Montreal ante el Consejo de Artes y Letras de Montreal y fue incluido en la ‘Guide des publics 2009 -Diversité Artistique de Montréal’ (Guía de la diversidad artística)”, explica Gnecco.
Con el conocimiento, la experiencia y la estructura que se consolidó con la primera edición de Latinarte, junto con un elaborado plan de gestión de empresa cultural y el balance de resultados de la primera edición bajo el brazo, Sierra y Gnecco empezaron a buscar respaldo institucional en el sector público y apoyo en el sector privado. “Después de dar y de afianzar el primer paso, el siguiente fue buscar que el proyecto fuera sostenible y permanente, porque no se trata solo del Festival, sino de una fundación sin ánimo de lucro para producir a los artistas y conseguirles salas profesionales, de primer nivel para sus muestras y presentaciones”, agrega Sierra.
Con ese objetivo empezaron a contactar, a visitar y a hacer antesala ante las personas clave en los sectores público y privado para exponer la iniciativa y tratar de convencerlos del beneficio y de la proyección de la idea. Aunque, según reconoce Sierra, hubo un trabajo detallado, meticuloso, de persuasión y de ‘lobby’ en cada una de las instancias que acudieron, la visibilidad que logró LatinArte en el 2009 fue fundamental para lograr el apoyo.
“La visibilidad es el real termómetro para cumplirles a los patrocinadores y a quienes nos ofrecen su respaldo”, puntualiza.
Por ello, uno de los objetivos para este año es que al conjunto de actividades organizadas para las dos semanas de LatinArte –que empezaron el viernes pasado en Montreal– y los conciertos y exposiciones que estarán en cartelera durante todo el mes en la misma ciudad, asistan entre 7.000 y 10.000 espectadores.
LatinArte se concibió como una manifestación cultural especializada en la vida cultural latinoamericana de Montreal, y en ese sentido todos los artistas que participan son de origen latino con gran reconocimiento y trayectoria en cada una de sus respectivas áreas del quehacer cultural y con una sólida formación académica y profesional en prestigiosas universidades del mundo.
Café ecológico de indígenas, tipo exportación
imagen
Café Devotion, una marca que compra la producción en zonas indígenas que se cultiva con prácticas sostenibles de producción, a precios especiales. La producción de estos cafés ecológicos beneficia a más de mil familias.
Tomado revista Dinero. Septiembre 08 de 2010.
Los problemas de violencia y la falta de ingresos por sus cultivos, había llevado a estas comunidades a asilarse de sus tradiciones y optar por la siembra de cultivos ilícitos. Para recuperar esta tradición se inició un proceso para explorar más variedades de otras zonas del país, debido a que hasta la fecha las únicas conocidas eran las de los Coguis y Arhuacos de la Sierra Nevada de Santa Marta.
Después de dos años de investigaciones la empresa Café Devotion decidió apoyar esta iniciativa con el fin de generar un incentivo para mantener la cultura y poder ofrecerles una alternativa de ingresos. Hasta la fecha son cuatro las comunidades vinculadas a este proyecto de comunidades nativas, Paéz, Ingas de Nariño, Emberás de Chocó y del Amazonas. Cada grano que cultivan es exótico, tipo exportación y con un atributo especial, de esta forma logran obtener cafés especiales de alta calidad.
“Tienen perfiles muy diferentes, muy positivos en cuanto a café y muy atractivos, son muy exóticos. Por ejemplo los Emberás coincidencialmente los del Chocó y del Amazonas tiene notas herbales, aunque son más marcados que los del pacífico, la siguiente característica es el dulzor que tienen sus cafés. Por el contrario el Paéz tiene notas florales y el Inga se caracteriza principalmente por sus notas cítricas”, dijo a Dinero.com, Rodrigo Díaz del Castillo, gerente de exportaciones de la empresa.
Esta empresa colombiana no sólo se compromete a comprales toda su producción, a un precio especial, sino además les entrega un 5% por las ventas finales para el financiamiento de proyectos sociales y para el desarrollo de la comunidad.
Hasta el momento estos cafés se están comercializando en algunos supermercados del país, pero el reto es exportarlos a Europa, particularmente para Alemania. “Estamos en el mejor momento y la mejor época de Colombia, nosotros después de 110 años de exportaciones estamos parados en la mejor época, estamos en el boom de la cultura de café, incluso en China, estos cafés exóticos pueden despertar cierto interés en clientes de Asia”, precisó Nelson Vargas, catador de café.
Por su parte el gerente de Café Devotion, Steven Sutton señaló que una vez se de el paso de exportación se buscarán aliados en los más importantes y exclusivos supermercados para exhibir estos cafés indígenas, con el fin de mantenerlos al mismo nivel de los mejores del mundo en la categoría de especiales.
La producción de estos cafés ecológicos supera los 75.000 kilos al año y se estima que más de mil familias se están beneficiando de su comercialización.
En medio de un gran negocio
imagen
Daniel Peláez, Sebastián Obregón y Sebastián Molina son pioneros en Colombia de la industria DOOH, (digital out of home). Utilizan pantallas para entregar contenidos publicitarios, informativos y de entretenimiento a públicos definidos y segmentados. Tres emprendedores crearon un modelo de negocio que les ofrece a los empresarios un nuevo canal para hablarles a sus consumidores y que cautivó al segundo periódico más grande del país.
Tomado de Dinero. Agosto 26 de 2010.
Hoy por hoy, existe una variedad asombrosa de productos y servicios. Estos prometen satisfacer necesidades que a veces ni siquiera los consumidores mismos sabían que tenían. Este sinfín de posibilidades hace que los empresarios busquen nuevas maneras de acercarse a sus consumidores.
Por esta razón, los canales de comunicación entre las empresas y los consumidores han evolucionado hasta el punto en que hoy la industria de medios alternativos (no masivos) es la que registra mayores tasas de crecimiento. Ejemplo de esto es la industria digital out of home (DOOH), medio de publicidad que utiliza pantallas y kioscos interactivos para entregar información al consumidor en locaciones específicas y al momento de tomar la decisión de compra. En Asia, de acuerdo con Focus Media, este sector representa 20% del total de la oferta publicitaria y, según PricewaterhouseCoopers, registró ventas a nivel mundial de US$8.000 millones en 2009. Se espera que para 2011 sean de US$32.000 millones.
Este fue el panorama que encontraron en China los emprendedores Sebastián Molina, Sebastián Obregón y Daniel Peláez, destino que habían escogido para buscar oportunidades de negocio. Después de graduarse de la universidad, duraron siete meses conociendo el mundo digital y los nuevos canales de comunicación. Encontraron, por ejemplo, que la empresa más grande de medios en china, Focus Media, no era de medios masivos, sino de canales de comunicación alternativos. Fue entonces cuando decidieron aplicar este concepto en Colombia.
A su llegada al país, en febrero de 2006, crearon EnMedio Comunicación Digital, que ofrece un medio de publicidad y comunicación basado en redes de pantallas digitales para emitir contenidos y mensajes publicitarios. Cada una de las redes es independiente y las pantallas están ubicadas en sitios frecuentados por personas con perfiles comunes de consumo. Esto garantiza un canal con un segmento definido a la luz de criterios demográficos y psicográficos.
Actualmente, EnMedio Comunicación Digital ofrece ocho canales diferentes con 350 pantallas instaladas en sitios de espera de torres empresariales, hoteles, clínicas y hospitales, bares y restaurantes, gimnasios, peluquerías, universidades y aeropuertos. Además de ofrecerles a sus clientes un canal directo para hablarle a su público objetivo, entrega la producción de los mensajes publicitarios sin ningún costo adicional y asegura una mayor efectividad de la publicidad.

EL COMIENZO
"Empezamos como cualquier empresa pequeña que arranca de cero. Éramos jóvenes de veinticinco años y empezamos con treinta pantallas que instalamos en el Parque Lleras de Medellín. Ese fue el punto de partida", recuerda Sebastián Molina.
Estos emprendedores comenzaron instalando sus redes en bares y restaurantes. A los ocho meses estuvieron en capacidad de abrir nuevos canales y actualmente tienen presencia en Bogotá, Medellín y Cali. Su acelerado crecimiento ha sido fundamental para el negocio, pues EnMedio quiere utilizar la publicidad no tradicional a nivel masivo. La empresa ha tenido un crecimiento sostenido del 140% y hoy cuenta con clientes como: Movistar, Bavaria, Carulla y Ford. Estos clientes han recibido información sobre las mediciones de las pautas realizadas y así han comprobado la efectividad del canal.
"EnMedio es una forma diferente de hacer publicidad. Está diseñado para cautivar a las personas y captar su atención en lugares donde probablemente no ocuparán su mente en pensar en otras cosas. Los resultados para nuestra marca han sido espectaculares", afirma Mary Luz Tobón, gerente de mercadeo de Carulla.
Los emprendedores le atribuyen el éxito del negocio a la innovación que plantea. Según ellos, "ha sido importante educar a la comunidad publicitaria a propósito de cómo usar el medio, porque es muy diferente a los demás. Aquí se puede pautar de muchas formas; por ejemplo, a nivel nacional, local, en todas las pantallas, en una sola, etc., hay muchas alternativas".
A pesar de que el pequeño mercado de medios alternativos está creciendo gracias a la entrada de nuevos competidores, una de las diferencias de EnMedio es que ofrece el servicio para diferentes segmentos de clientes. Según Sebastián Obregón, "los clientes tienen productos para muchos segmentos; entonces, por nuestro medio, encuentran cómo llegarle a cada uno de ellos. Movistar pauta con nosotros una referencia Blackberry en hoteles y torres empresariales, al tiempo que pauta una tarjeta en clínicas y con ring tones en bares".
Además de competidores y clientes importantes, estos emprendedores han encontrado empresas e inversionistas interesados en involucrarse en el negocio. Tal es el caso de El Colombiano-La República, con quienes cerraron una negociación y, a cambio de participación en la empresa, capitalizarán la compañía para entrar a nuevas regiones y crecer en número de pantallas y canales. Además, esta alianza les permitirá generar nuevos contenidos interesantes para cada canal y apoyarse en nuevas tecnologías y mejores sistemas de medición.
Después de valorar la empresa y realizar la negociación, los emprendedores van a tener el 40% del negocio y El Colombiano el 60%. Así comienza la segunda fase de EnMedio, en la cual los emprendedores proyectan una gran expansión y un alto crecimiento. Consideran que deben aprovechar la oportunidad de contar con un socio experto en el medio y que llevará el negocio a otro nivel.
Celulares para identificar migrañas
imagen
Tres estudiantes de la U. de los Andes crearon una aplicación para monitorear los dolores de cabeza. Hernández y Díaz, dos de los inventores del software. La aplicación estará en la tienda virtual de Nokia
Tomado del Espectador. Agosto 11 de 2010.
Se conocieron en Qualdev, un laboratorio en donde los estudiantes de sistemas de la Universidad de los Andes simulan un ambiente de empresa y desarrollan proyectos. En este espacio existe un área dedicada a estimular la creatividad, el diseño de aplicaciones para celulares y otros aparatos móviles: el Qualdev Móvil.
Aunque Daniel Ramírez se graduó como médico, siempre estuvo interesado en la ingeniería y los programas de computador. Por eso, hace poco se animó a cursar la maestría en sistemas e ingresó a Qualdev. Fue precisamente él quien propuso desarrollar una aplicación para monitorear, desde un celular, los dolores de cabeza.
Quería brindarles a quienes sufren de este mal, que afecta al 10% de la población mundial y que es considerado uno de los más costosos debido a la frecuencia con que afecta a las personas, la posibilidad de registrar la intensidad de cada episodio, compararlo con los estándares médicos que existen para medir el dolor y de esta forma detectar a tiempo cuándo éste es demasiado intenso o anormal, y si es necesario acudir de urgencia al médico.
Tatiana Hernández y Nicolás Díaz, dos de sus compañeros de maestría, se animaron con la idea. Como si fueran tres arquitectos, estos jóvenes se dedicaron durante ocho meses a diseñar el software y desarrollaron varios prototipos que fueron perfeccionando con el tiempo.
Hernández, quien hace dos semanas terminó su maestría, explica que para ellos lo más importante era hacer un buen diseño de la cabeza humana y de esta forma garantizar que la aplicación no fuera un listado de síntomas, sino algo más dinámico y fácil de usar. Tuvieron algunos problemas para lograrlo, ya que su primer prototipo terminó siendo muy pesado para cualquier celular.
Sin embargo, su perfeccionamiento y dedicación los llevó a crear un producto final de alta calidad, que puede ser usado en casi todos los modelos de celulares que existen y que en cuestión de segundos conquistó a una de las grandes empresas de teléfonos móviles, Nokia, que al conocer la aplicación a través del concurso que promueve entre los jóvenes talentos, Calling All Innovators, no dudó en comprarla para ofrecerles este servicio a sus usuarios.
Hernández y Díaz cuentan que la aplicación nunca fue diseñada para participar en ese ni en ningún otro concurso y confiesan que no pensaban ganarse nada en el momento en que registraron su trabajo, al que bautizaron Headache App, en la convocatoria. Ni el reconocimiento mundial por parte de la industria de los móviles ni la inclusión de la aplicación en la tienda virtual Ovi de Nokia y mucho menos la bonificación en efectivo que les entregaron el día de la ceremonia y los celulares de última tecnología que les obsequiaron junto con el sobre.
Todavía un poco abrumados por la noticia y el premio, estos tres jóvenes aseguran que seguirán innovando desde sus empresas dedicadas al diseño de software y aplicaciones con fines médicos o de negocios.
Un negocio que fluye
imagen
Juan Gabriel González, de un negocio sin futuro aparente, creó un concepto innovador que ha logrado una posición interesante en un mercado altamente competido. Con una innovadora estrategia de mercadeo en el sector, Agua del Nacimiento entrega a los clientes una nueva experiencia en el consumo de agua.
Tomado Revista Dinero. Agosto 10 de 2010.
Los consumidores de agua en Colombia han cambiado radicalmente. Ya no es suficiente que el líquido satisfaga una necesidad básica. Ahora las aguas embotelladas deben cumplir expectativas de salud, bienestar, nutrición y estilos de vida. Este patrón responde a la tendencia mundial por la cual hoy proliferan bares y catas de agua en muchas ciudades, al tiempo que los restaurantes exhiben las aguas junto a sus vinos en las cartas y en las cavas. El aqua-bar Colette de París, por ejemplo, ofrece noventa marcas distintas de agua, y el agua embotellada para perros empieza a tener éxito comercial.
El crecimiento de esta línea de mayor sofisticación se evidencia con datos de la Aenabe, la asociación española de empresas que venden agua envasada. Según el gremio, la participación de aguas totalmente naturales; es decir, las que no son tratadas, se incrementó de 43% del mercado total de aguas en 1985 a 82% en 2008. En Europa, el agua natural alcanza 98% del mercado del agua embotellada y en Estados Unidos va por el 30%.
Este es el marco de consumo sobre el cual están trabajando actualmente los emprendedores de Agua de Nacimiento. Su tarea básica consiste en entregarles a los consumidores el agua más saludable de Colombia. El negocio, sin embargo, no siempre tuvo esta dinámica. Durante quince años, Carlos González vendió el agua de su finca a amigos y conocidos, sin estrategia o concepto mercadotécnico alguno. Fue su hijo, Juan Gabriel González, quien después de irse del país a estudiar, de entender la tendencia de consumo de agua, dedicarse durante cinco meses a estudiar el mercado, hacerle pruebas al agua que nacía en su finca y compararla con las existentes en el país, pudo replantear el negocio.
Descubrieron que su agua contenía una cantidad de minerales significativamente mayor a las de las otras marcas del mercado, al tiempo que tiene un pH de 7, lo que la hacía menos ácida. Así mismo, el equipo detectó una oportunidad en el mercado: los consumidores nacionales compraban agua embotellada sin entender la diferencia entre las tratadas y las naturales. De esta forma apareció entonces el Agua del Nacimiento para posicionarse como un agua realmente natural, que se salía del mercado de distribución masiva de la competencia.
Esta decisión de mercadeo implicaba automáticamente una tarea pedagógica. Juan Gabriel y Carlos entendieron que el desafío estaba en enseñarle al consumidor colombiano a valorar las bondades del agua de su empresa. Esto implicaba que pudiera distinguir entre aguas tratadas y naturales, cuya diferencia radica en que las primeras son tratadas con cloro y con otros químicos para volverlas potables, mientras que las últimas son aptas para el consumo humano desde su nacimiento y, además, aportan nutrientes y minerales que dependen de las características del manantial.
Saben que tener un buen producto no es suficiente para tener un negocio exitoso. Por ello la empresa ha mantenido como política comercial la tarea de que cada cliente viva una experiencia alrededor del consumo de agua. Para conseguirlo, diseñaron una estrategia que, distinto a lo que hacen las marcas competidoras, no se basa en el precio, sino en la diferenciación y en el valor agregado del producto. La empresa nunca hace promociones ni ofrece regalos para conquistar clientes. En cambio, les entrega a los consumidores la información necesaria para que valoren su producto.
Para esto, los emprendedores ofrecen capacitación a los meseros de los restaurantes y a los empleados de los hoteles y los clubes. También pusieron en marcha un programa para usar botellas de vidrio y diseñaron un plan de reciclaje en el que ellos mismos recogen todas las botellas para convertirlas en envases para otras industrias.
El esfuerzo se justifica. El negocio tiene un crecimiento anual del 30%. Juan Gabriel considera que uno de sus aciertos ha sido la forma de distribuir el producto. Agua del Nacimiento usa solo distribución directa, con lo que aseguran que en cada contacto con el cliente se genere una experiencia positiva que represente los valores de la marca. Esto los acerca al consumidor y les da la flexibilidad para responder a los requerimientos de compra de forma inmediata.
Hoy, su lista de clientes tiene nombres como los de Andrés Carne de Res, Criterion, Matiz, Leo Cocina y Cava, Astrid y Gastón y Casa Molina. "Estamos comprando Agua del Nacimiento desde que comenzó; principalmente porque soy conocedor de aguas y Agua del Nacimiento es totalmente natural, saludable y pura. Conocemos el lugar donde nace y todo el proceso. El servicio que nos prestan es excelente, a nuestros clientes les ha gustado el sabor y la presentación", afirma Jorge Padilla, del restaurante El Pórtico.
La tarea para estos emprendedores no es fácil pues tienen como competidores directos marcas como Brisa, Manantial y Oasis. Tomar la decisión de diferenciarse y no competir por precio en un mercado en el que los clientes cambian de una marca a otra de acuerdo con los beneficios y la promoción del momento, implica perder negocios cuando no se iguala la oferta del competidor. "La mayor dificultad ha sido abrir el mercado y educar al consumidor; es un proceso largo, la competencia incluso regala el agua para vender los otros productos. Nuestra gran satisfacción es tener actualmente clientes que renuncian a las grandes promociones y a los regalos porque prefieren Agua del Nacimiento", afirma Juan Gabriel González
A futuro, los emprendedores seguirán adaptándose a la tendencia mundial de consumo de agua, que muestra un alto crecimiento de aguas naturales. Buscarán seguir creciendo, llegar a nuevas plazas pero sin perder su posicionamiento e identidad de marca.
Kactoos, otra forma de negocios en la red
imagen
Dario Palacio, ingeniero colombiano creador de la innovadora Kactoos.
Tomado de El Espectador. junio 25 de 2010.
Darío Palacio, ingeniero colombiano, pensó que la crisis económica que azotaba el mundo ese se lo iba a llevar por delante. Ese año (2008) se quedó sin trabajo. Sin embargo, como suele suceder, en los momentos más difíciles surgen las grandes ideas.
Esculcando en su experiencia y su afición por la internet se le ocurrió crear kactoos.
Kactoos, una red social que nace de un modelo comercial en China conocido como Tuango, palabra que significa compra en grupo. Los orientales acostumbran unirse para ir a comprar y exigir un mejor precio (descuentos), al adquirir varios productos en volumen.
Lo que hace la red social por medio de su sistema es reconocer cuántas personas están dispuestas a adquirir algún producto agrupándolas dentro de una tienda virtual y que ellas estén dispuestas a conseguir alguna rebaja en el precio del artículo disponible. Las tiendas o grupos funcionan por tiempo o inventario.
"El tiempo se mueve por el valor del producto, de 1 millón de pesos para abajo es de 48 horas, mientras de 1 un millón para arriba llega a ser de 72 horas o más", explica el líder del proyecto, al enfatizar que el sistema no es una tienda, es un identificador de compradores.
El modelo de Kactoos es único en Colombia. Es proyecto latinoamericano con tecnología colombiana que la hace una herramienta única para los amantes de las compras en la internet. "Este proyecto llevo casi un año de armarlo y definirlo, luego pasamos cinco meses desarrollando el concepto y en implementación estuvo desde octubre de 2009 y fue lanzado en el 2010", comenta el creador del portal.
Cactus: Las raíces del proyecto
El nombre de la página se deriva de cactus, una planta que sobrevive a los ambientes más adversos cuyas raíces se extienden varios kilómetros permaneciendo conectadas con fuentes que las mantengan.
"¿Qué sobrevive a los ambientes más difíciles? Un cactus. Investigamos, y vimos que sus raíces recorren largas distancias permaneciendo interconectadas (lo que hace Kactoos por medio de contactos de las redes sociales) los ayuda a sobrevivir en tiempos difíciles, haciendo apología a un momento en donde el mundo sólo se hablaba de la crisis mundial económica."
La página web tuvo una primera versión de la herramienta, la cual fue lanzada en febrero de este año. Tenía un diseño básico y la funcionalidad sólo permitía unirse a un grupo de compra, ver quienes entraban a esa tienda y en qué precio iba el producto.
No satisfechos con esa primera versión, Palacio y su grupo, conformado por Camilo Uzuga, Diego Ramírez, Manuel Urrego, Lucas Velásquez y otras 20 personas, se atrevieron a darle un nuevo aire lanzando una segunda versión el primero de abril, con un fuerte cambio de diseño por uno más fresco, agregando herramientas que fortalecerían el proyecto y facilitarían la experiencia de los usuarios para poder comprar en grupo a través del portal.
"Agregamos aplicaciones para iPhone, Blackberry, Facebook, Twitter, desarrollos para Android (sistema operativo), chat agregados que informan el estado de los grupos y sus compras", comentó Palacio.
"Esta es una red social que vive también de las redes sociales; ella se alimenta de los contactos de Facebook ayudando a retroalimentar la información en el muro o Time line (línea de tiempo) de Twitter en donde indica qué va a comprar y cuanto va a pagar, y si alguno está interesado en el producto también haga parte de esa compra", agregó.
Este grupo de jóvenes emprendedores entendió con la ayuda de inversionistas extranjeros, quienes creyeron en Kactoos, que el modelo de compra había cambiado, y que las personas frente a la nueva sociedad de la información demandan productos por otros medios en busca de los más baratos y la solución era la comprar en cantidad en la Web.
También han comprendido que Colombia es un mercado difícil porque no tienen las bases de negocios que da la tecnología en el país. "El Estado, entidades y los bancos no están preparados para negocios como estos. Hay muchas trabas por las cantidades de dinero e inversión que se mueven en esta materia. No sé que están enseñando las universidades, pero no lo que exige el mercado afuera", aclara.
Dentro de los casos de éxito que ha tenido el sistema se han encontrado que muchos de los usuarios han presentado un ahorro cercano al millón de pesos. Por otra parte, según dijo, son el grupo de compras más grande de Colombia con cerca seis mil quinientos seguidores en Facebook. Mientras su portal registra dos mil usuarios únicos. Al respecto, el creador del modelo de negocios en la web cree que la fuente del éxito del portal se debe a que "la decisión de compra por recomendación de un amigo es un 80% más efectiva que cualquier publicidad y más si sus amigos están en la internet".
Estudiantes quindianos diseñan robots con basura electrónica
Unidad de Emprendimiento Virtual
Por favor vea el Video Aquí
Tomado de El Tiempo. Junio 14 de 2010. Un grupo de jóvenes inquietos por la electrónica y la tecnología crearon desde juguetes con movimiento programado, hasta odómetros instrumentados a control remoto.
Los muchachos se dieron cita en el Instituto Tebaida, de La Tebaida (Quindío), allí mostraron sus novedosos inventos y les explicaron a los asistentes cómo lograron diseñar y programar sus prototipos.
Yuli Paola Medina y Diana Marcela Alzate, ambas estudiantes del Instituto Tebaida, dejaron volar su imaginación. Su creatividad terminó plasmada en robots reciclables, armados con tecnología 'barata'.
"Nuestros robots los hicimos con 'tecnología cero pesos', sólo necesitamos lo que la gente considera basura. Todo lo hacemos con componentes dañados de CPU, impresoras, teclados, micrófonos y demás", explica Yuli Paola, quien muestra con orgullo un robot seguidor de luz, hecho con un mouse viejo.
Yuli recuerda que sus padres, desde que la vieron coger destornilladores para desbaratar grabadoras y computadoras, respetaron su decisión. "Ellos me dicen que, sí así es que quiero invertir mi tiempo libre, pues que le haga", expresa sonriendo.
Por su parte, Diana Marcela, recuerda que fueron muchas las horas libres en las que trabajaron para perfeccionar sus diseños robóticos. "Desde hace un año venimos a los talleres de robótica. Empezamos diseñando. Luego de conocer los principios básicos de física, electrónica y mecánica logramos crear robots con movimiento, que siguen a la luz a través sensores", explica la joven, de 16 años.
Ambas estudiantes aseguran que su aporte al desarrollo tecnológico es muy importante para el mundo, por su sentido ambiental y accesibilidad económica.
"Con estos robots protegemos al ambiente pues reutilizamos lo que la gente desecha. Pero lo más importante es que les demostramos a muchos profesores que, por medio de la práctica, adquirimos más conocimiento que leyendo", reflexionan las estudiantes.
Para Fabio Guzmán Castaño, profesor de física del instituto Tebaida, esto es un sueño hecho realidad.
El docente recuerda que un día se imaginó que sus jóvenes estudiantes podrían entender que la tecnología no es sólo para usarla, sino también para reinventarla.
"Desde un principio, con otros cómplices colegas, queríamos formar a nuestros estudiantes en el uso y aprendizaje consciente de la tecnología, por eso, diseñamos desde hace tres años, este maravilloso proyecto de robótica. Hasta organizamos un concurso intercolegiado", expresa Guzmán.
Aporte para la topografía
Cristian David Guzmán, estudiante de electrónica del Sena, en su interés por ayudar a su primo, que es topógrafo, inventó el primer odómetro instrumentado. "Lo diseñé porque mi primo es topógrafo. A él le tocaba caminar todo el terreno para medir con el odómetro, pero con este robot ya lo puede hacer sin moverse", cuenta el joven.
'Sewer', como fue bautizado por su creador, funciona con dos módulos de radiofrecuencia, uno para controlar el carro remotamente, y el otro para conocer el dato exacto del recorrido, además de la cámara inalámbrica, que es fundamental para guiar el robot.
Cristian manifiesta que su diseño no sólo es funcional en campos como el de la topografía, "mi robot es útil hasta para las fuerzas policiales y militares. Si, por ejemplo, se presenta un acto terrorista, como un carro bomba, el robot puede medir la distancia exacta en donde debe de estar la cinta de seguridad, así nadie resulta herido pues todo es exacto", concluye el joven mientras muestra su ingenioso invento.
Con un simulador, en la Universidad del Valle evalúan la situación que se viviría durante un sismo
imagen
Profesores y estudiantes evalúan cómo se comportarán las estructuras en caso de un temblor real. Tomado de El Tiempo. Junio 14 de 2010
Ellos fabricaron un modelo del viaducto de Dos Quebradas, en Risaralda, para ver cómo se comportaba el puente. "En términos sencillos, puedo decir que el viaducto tuvo un buen comportamiento", dice Daniel Gómez, director del proyecto.
Un simulador se puede comprar en el exterior, pero Univalle tuvo el primero del país, fabricado en sus laboratorios; eso fue hace nueve años. Sin embargo, desde hace dos, con el apoyo de Colciencias, empezó a construir otro, con una mesa vibratoria más pequeña, que se puede transportar con facilidad y a la que los estudiantes pueden acceder virtualmente.
En Chile, todas las investigaciones que realizan las aplican a sus edificios. "En el último sismo del 22 de febrero los edificios se comportaron bien, en parte, porque ellos conocen muy bien la respuesta de la estructura", dice Gómez, un ingeniero civil.
En el equipo está un ingeniero aeroespacial australiano, Peter Thompson. Él recuerda que por el terremoto de Armenia se armó una polémica porque los tanques de agua se cayeron y habrían hecho que colapsaran las edificaciones.
Por eso, la Univalle trabaja en el rediseño de los tanques, para que ayuden al comportamiento de las estructuras en caso de un temblor. Lo que se busca es que, en lugar de ser perjudiciales, se muevan de forma contraria al sismo.
El objetivo a largo plazo es mejorar la sismorresistencia de las estructuras civiles. Thompson y Gómez dicen que es preciso investigar más y proponer sistemas de control que hoy no son muy usados en el país, por lo costosos o porque se desconoce su técnica. El sueño es sacar sistemas alternos que disipen la energía sísmica, y que en unos 10 ó 15 años puedan utilizarse. Por lo pronto, trabajan en un sistema que controle el movimiento en los edificios altos.
Un negocio de bienestar
imagen
Juan Suescún, director de operaciones y José Rojas, gerente general de Necno Ltda. Según un estudio de McKinsey & Company, el 48% de las empresas consideran extremadamente importante el bienestar de sus empleados. El foco de estos emprendedores está en desarrollar en grande su parque comercial, pues la idea es que con su estrategia de expansión todos los miembros de los fondos puedan adquirir bienes y servicios en línea. Necno está en un proceso de expansión para lo cual se encuentra buscando inversionistas, pues necesita una inyección de capital que le permita crecer en los mercados latinoamericanos.
Tomado Revista Dinero. 02-11-2009
Tres emprendedores desarrollaron un sistema para potenciar los servicios de los fondos de empleados y ayudar así a mejorar el bienestar de los trabajadores.
El bajo porcentaje de fondos de empleados, en relación con las empresas existentes en el país y en el mundo, y la importancia de la generación de bienestar para los trabajadores, eran una preocupación constante para Juan Javier Suescún, ingeniero electrónico y MBA de la Universidad de los Andes; José Rojas, contador, y Damian Estrada, ingeniero industrial; estos dos últimos egresados de la Javeriana. Esta inquietud los llevó a crear Necno Ltda., una empresa enfocada en desarrollar herramientas integrales para la gestión de bienestar en las compañías, a través de programas y altos estándares de bienestar canalizados por los fondos de empleados.
"Las dificultades de la economía a nivel mundial han llevado a una reducción de beneficios, incluso en algunos casos a bajar salarios, lo que genera descontento en la fuerza laboral. Esto se debe compensar o reemplazar con beneficios y, ¿por qué no, beneficios a cero costo para las empresas?" se pregunta José Rojas. Los emprendedores encontraron que, si bien las compañías saben la importancia de tener empleados contentos y retenerlos, la mayoría no invierte mucho dinero en esto, pues lo ven como un gasto y no como una inversión. Otras, han encontrado la forma de generarle bienestar a su fuerza de trabajo a través de los fondos de empleados pero aun no saben cómo sacarles el provecho real que pueden generar. Dada esta oportunidad, el grupo de emprendedores se dio a la tarea de investigar en el país y en el exterior cómo funcionan estos fondos y, a partir de un benchmark, identificaron todos los beneficios que se pueden canalizar a través de estos.
Hoy en día, les ofrecen a las empresas un paquete integral donde se presentan las actividades que pueden realizarse por medio de los fondos para generar mayor bienestar y satisfacción en sus empleados, no solo monetariamente sino, además, cómo hacerlo de la mejor manera. Las actividades que ellos recomiendan pueden ir desde recreación y deporte hasta modos de ahorro y servicios complementarios que permiten lograr una vida integral. De igual forma, le ofrecen a sus empresas la oportunidad de hacer presencia en un parque comercial en línea para intercambiar bienes y servicios. Todo esto soportado en un sistema tecnológico independiente para cada compañía y una serie de servicios que ayudan a garantizarles a las empresas éxito en la generación de bienestar para sus empleados.

MERCADO Y ESTRATEGIA DE EXPANSIÓN
Los empresarios de Necno identificaron un gran campo de acción, pues en Colombia solo existen 1.641 fondos formalizados, mientras que hay más de 1,6 millones de empresas. El foco de estos emprendedores está en desarrollar en grande su parque comercial, pues la idea es que con su estrategia de expansión todos los miembros de los fondos puedan adquirir bienes y servicios en línea. En el mediano plazo, esperan tener un millón de usuarios. De esta forma, las empresas, además de tener un fondo de empleados que beneficia de manera directa a sus trabajadores a cero pesos, tendrán la oportunidad de que sus productos sean vistos y adquiridos por la gran red de asociados a los diferentes fondos que están entrando a este parque comercial.
Su portafolio de productos se compone de cinco elementos: módulo de consultoría, módulos de medios (estrategias de comunicación), solidus (gestión, financiero, contable y seguridad), parque comercial y servicios. Ha tenido grandes clientes, como el fondo de empleados de Hewlett Packard, Naciones Unidas (Fenucol), Cooxerox, Dow Química y el Fondo Nacional de Televisión, entre otros. Actualmente, tiene cerca de 40 empresas en negociación. "Un caso de éxito y de gran crecimiento es el Fondo de Hewlett Packard Colombia, donde hemos logrado constituir hoy día una entidad de más de $13.000 millones, con tan solo 550 asociados", comenta Suescún.
Necno está en un proceso de expansión para lo cual se encuentra buscando inversionistas, pues necesita una inyección de capital que le permita crecer en los mercados latinoamericanos. Tiene grandes avances en esta proyección y se encuentra concretando una alianza con la Cere (Consultoría en Regulación Económica), que le ayudará a abrir este mercado. En estos países tienen identificados alrededor de 191.000 entidades del sector solidario con más de 40 millones de asociados y 6 millones de empresas.
Esta idea de negocio nació de la experiencia laboral de estos emprendedores y Juan Suescún la desarrolló en el MBA. De ahí empezó a tomar forma y fuerza a finales de 2006. Desde esa fecha se concentraron en el desarrollo tecnológico y, a partir de finales de 2008, comenzaron a tener sus primeras ventas. Proyectan tener una herramienta tecnológica para que el mayor número de entidades del sector solidario se beneficie de una mejor comunicación y de servicios con sus asociados y alcanzar una gran red de asociados en un mismo mercado. Definen su empresa como innovadora en tres puntos: herramienta integral para el manejo de gestión del bienestar a bajo costo y grandes beneficios, reemplazo del uso de tarjetas de crédito en las ventas por internet dado que los asociados podrán pedir descuentos por nómina, que se pueden dar en el parque comercial, y canal de ventas a gran escala para las grandes, medianas y pequeñas compañías.
Tetrapack transformado en bolsos y billeteras, la propuesta de estudiante de la Universidad Nacional
imagen
Gustavo Adolfo Valencia busca generar conciencia entre la comunidad juvenil sobre el aprovechamiento de material reciclable.
Tomado de El Tiempo 05 de Octubre de 2009
Cuando el profesor de emprendimiento del Programa de Diseño Industrial les pidió una idea para desarrollar como opción empresarial, a Gustavo Adolfo Valencia sólo le bastó mirar el cesto de la basura.
Por eso, Las cajas que se alcanzaban a ver le bailaron en la cabeza como preciosos accesorios.
"El tetrapack no ha sido tan apreciado entre el material reciclable: pocos han intentado reutilizarlo", recuerda el estudiante de último año de diseño de la Universidad Nacional, sede Palmira, que en la onda del reciclaje y el aprovechamiento decidió convertirlo en billeteras, maletines y correas.
Cada uno tiene su estilo. Va de acuerdo con el perfil del que lo porta. Gustavo, por ejemplo, exhibe su propuesta en un colorido bolso de retazos de empaques de jugos, leche y otros alimentos que se consiguen en el mercado. Su billetera fue elaborada con cajas de jugos.
Pero ya hay ejecutivos que tienen su 'tetra bolso'. De Bogotá llegan las cajas de vino, con colores oscuros, de los cuales salen los diseños. El universitario perdió la cuenta de cuántos bolsos, correas y billeteras ha diseñado en el último año.
Ahora mismo, ese material con alta resistencia y capacidad para ser retorcido se teje para darle forma a un bolso muy ejecutivo, que mantiene en reserva sólo para su futura dueña.
A Gustavo Adolfo lo descubrieron los visitantes del pasado Festival de Música del Pacífico Petronio Álvarez, que se sorprendieron con sus diseños en las muestras de artesanías, una pasión que combina con el ritmo de la marimba, el guasá y los cununos.
Reconoce que en Colombia todavía es muy tímido el negocio alrededor del reciclaje del tetrapack.
"Sólo Brasil y Japón separan las cuatro capas que forman este material y lo aprovechan. En el país hay quienes lo trituran y adelantan sus propuestas con base en este material, pero yo pienso que el diseño es una opción para ayudar al planeta y ¿qué mejor que rescatarlo tal y como es? Así se crea conciencia de todo eso que va a la basura y puede tener otro uso", dice el universitario, de 24 años.
Y aunque en medio de su trabajo de grado saca tiempo para atender su negocio, no alcanzó a llegar a Expoartesanías en Bogotá, y desde ya alista su trabajo para participar en ferias artesanales en Cali y Popayán.
Crean helicóptero que repara redes de servicios públicos; idea es de un ingeniero bumangués
imagen
La aeronave, que pesa 15 libras, mide 2,14 metros de largo, 74 centímetros de alto y 48 centímetros de ancho, es manejada desde una estación de control terrena, una maleta con controles y dos monitores.
Tomado de El tiempo 14-09-09
La aeronave facilita las tareas de inspección, mantenimiento y correctivos de redes, como los gasoductos y energía eléctrica.
El helicóptero, no tripulado, es único en su tipo en el país, y que desde el aire transmite imágenes en directo con cámaras termográficas, de video y fotográficas de las redes de servicios públicos se convirtió en la alternativa de una empresa santandereana para llegar a sitios de difícil acceso.
El Helicam 'libélula geográfica', nombre dado al aparato por su similitud con el insecto, trabajó durante diez años el ingeniero de sistemas Jaime Antonio Rueda, especialista en telecomunicaciones, quien, basado en modelos de Alemania y Estados Unidos diseñó la moderna aeronave de 15 libras de peso, 2,14 metros de largo, 74 centímetros de alto y 48 centímetros de ancho.
Aunque en Colombia ya se había reconocido el helicóptero del ingeniero Carlos Mario Hoyos (q.e.p.d.), usado para transmisiones de partidos de fútbol y tomas aéreas de varias películas, el Helicam es el primero en contar con un sistema de información geográfica que le permite ubicar y seleccionar los elementos que serán inspeccionados desde el aire.
El aparato se maneja desde una estación de control terrena, una maleta con controles y dos monitores, donde se observan las imágenes captadas y el estado del motor y demás piezas compactas que no alcanzan el 40 por ciento de las 1.500 partes que componen las aeronaves similares.
"Desde 1999 venía trabajando con helicópteros pero en el 2004, para un trabajo de grado de una especialización en España, pasé del aeromodelismo a la construcción de un helicóptero con sistemas de sensores que envía información a tierra sin tripulantes", agregó el ingeniero Rueda.
El Helicam alcanza una altura máxima de 2.500 pies (750 metros) y se aleja hasta 35 kilómetros de la estación terrena, que con difusión de torres de comunicación y equipo de repetición, puede trabajar en misiones hasta de 90 kilómetros de distancia en línea recta.

Llega a zonas de difícil acceso y ayuda a operarios

Hace un año la empresa Electro Software, que realiza inventarios electrónicos de las infraestructuras de empresas de servicios públicos, entre otros trabajos, se unió a la labor del ingeniero Jaime Antonio Rueda y con su personal, perfeccionaron la emisión de las imágenes desde el aparato hasta la estación terrena que se puede ubicar en cualquier sitio.
El ingeniero Víctor Curiel Merlano, gerente de Electro Software, dijo que el helicóptero es la herramienta más eficaz para llegar a zonas agrestes y de difícil acceso.
En pruebas realizadas en torres de energía eléctrica la cámara termográfica, instalada en el aparato, detectó excesos de calor que generan pérdidas a corto plazo.
"También podemos observar el estado de oleoductos, gasoductos, puentes, vías y cuencas y se obtenien imágenes muy buenas sin poner en riesgo la vida de los operarios y se evita la suspensión temporal de los servicios" complementó Curiel Merlano.
Los servicios del helicóptero cuestan 3 millones de pesos al día, lo mismo que cobran los pilotos de los helicópteros convencionales por cada hora de trabajo sin contar con los honorarios de los operarios.
Los socios del aparato trabajan en un programa que le permita al helicóptero tener un plan de vuelo autónomo.
Novedoso invento para tomar café creado por un tolimense fue comprado por Coca Cola Company
Publicado Portafolio 06 de Septiembre de 2009
Con sus inventos, una máquina dispensadora y procesos de beneficio del café, un ingeniero industrial se convirtió en proveedor de una de las empresas más grandes del mundo.
La gana de tomarse un tinto en cualquier lugar del mundo, pero recién hecho y con solo diluir una 'pastillita', o algo parecido en un pocillo de agua caliente, hizo que el empresario tolimense Gustavo Gaviria lograra una novedosa formulación y máquina de preparación de café.
Casi de forma simultánea le salió al paso uno de los mejores clientes que todos quisieran para ser su proveedor, la multinacional estadounidense Coca Cola.
Hoy, Gaviria le vende a esta empresa café en una presentación muy particular y los diseños para la fabricación de máquinas dispensadoras de la bebida, con la que anhela casi 'tomarse' el mercado del café.
Es más, quiere hacerlo realidad el próximo año, en Shanghai (China), cuando esté presente en el pabellón de Colombia en la feria más grande del mundo, la Expo 2010.
En esta se espera la llegada de 70 millones de visitantes durante los cinco meses (del primero de mayo al 30 de septiembre) que permanezca abierta al público.
Para el empresario, nada más exitoso para llegar a los mercados de todo el mundo que los canales de distribución de la multinacional, pues quedan muy pocos sitios del planeta donde no se venda un producto de esta marca, "incluso, llega a sitios donde ni siquiera llega la leche", reconoce Gaviria.
El 'sistema', como lo llama este ingeniero industrial con especialidad en los alimentos, se exporta en bolsas que contienen un concentrado de café, listo para ser preparado en una máquina particular, que él mismo diseñó.

No piensa patentar su fórmula

Lo curioso del 'sistema' es que no lo ha patentado y no piensa hacerlo, pues sabe que debe entregar su fórmula, hoy tan secreta como la de la misma Coca Cola.
Al hacerlo, reconoce, podría caer muy fácilmente en manos de la competencia y esa sí podría dejarlo por fuera del mercado.
Ahora, el café embolsado que exporta Gaviria, desde su empresa, Industrias Aliadas, tiene diversas formulaciones, bien sea para quienes quieran tomarse un simple tinto colombiano o como ingrediente principal de las recetas que habitualmente preparan los baristas, es decir, chefs especializados en café.
Las bolsas y su mecanismo de vaciarlas hacen parte integral de las máquinas dispensadoras. Estas cuentan con un software que permite, de forma automática, dispensar varios tipos de bebida caliente; otra similar, también lo hace con café frío, una forma de preparación que ha cobrado popularidad en el mundo.
Con respecto a la calidad, dice que esta es de primera y bien puede certificarla a través de un sistema de trazabilidad que ofrece la posibilidad de identificar en cada una de las bolsas la fecha de producción, la finca de donde provino el café, dónde fue sembrado y dónde lo trillaron, entre otros aspectos.
Esto, precisamente, es lo que exige hoy el mercado mundial, pues le ofrece al consumidor final el detalle del producto que está comprando en un supermercado o consumiendo en un restaurante.
Precisamente, esta trazabilidad fue lo que verificaron ejecutivos de Coca Cola, como Willis Lowe, durante una visita que hizo al país hace pocos días. Él, junto con Gaviria, revisaron paso a paso los procesos de cultivo, beneficio e industrialización del café que hoy compra la multinacional.
Por último, Gaviria anotó que esta es una alianza que se venía venir (entre la multinacional y el café colombiano), pues ninguno de los países productores de Asia, África o América Latina tiene un sistema de organización tan complejo como lo es la Federación Nacional de Cafeteros.
Mujeres podrán orinar de pie en la oficina, gracias a iniciativa de empresario colombiano
Tomado de El Tiempo 19-08-09
"Es una estrategia de muy alta aceptación porque ganamos todos: la mujer, porque no tiene que sentarse; la empresa que lo instala porque ahorra agua", señala Oriol Ramírez.
Además, gana también "el medioambiente porque se contamina menos agua y se produce menos CO2 (gas carbónico)", aseveró.
El inodoro será cuestión del pasado si prospera el uso de un embudo desechable promovido por Ramírez que no precisa agua y no contamina el medioambiente.
"Inventamos y desarrollamos un orinal que no produce agua. Trata los gases del desagüe que producen efecto invernadero, por lo que no produce olor y no contamina", explicó a la agencia española Efe el empresario Ramírez, del noroeste de Colombia.
Para que las mujeres puedan usar este orinal ecológico, están promoviendo en las empresas y en todas las partes donde van "que orinen de pie a través de un pequeño embudo desechable fabricado en un material reutilizable", agregó Ramírez.
Cuando se tira de la cadena de un inodoro corriente se consume una media de 6 litros de agua, señala Ramírez.
Para que esta iniciativa tenga buena aceptación entre las usuarias, Ramírez y su equipo de la empresa Rago Colombia llevan a cabo campañas de sensibilización en los lugares donde instalan estos urinarios.
"Hacemos una campaña de sensibilización en las empresas que instalan los orinales para damas. En un baño, si hay cinco sanitarios, quitamos uno e instalamos un orinal; en la puerta colocamos la publicidad donde se explican las enfermedades que se pueden contraer al sentarse en un sanitario convencional y cuáles son los beneficios si se orina de pie", detalló Ramírez.
Sobre la aceptación dijo que es "muy alta", y que entre los 15 y 40 años se encuentra "más o menos en el 89%", mientras que en la tercera edad "se sitúa entre el 70 y el 75%".
El embudo que permite orinar de pie a las mujeres "ya estaba inventado y se comercializó en almacenes de cadena", sin embargo no tuvo éxito porque a las mujeres hay que explicarles "cuáles son los beneficios de orinar de pie" por no estar acostumbradas.
Lo que no estaba inventado son los orinales que no utilizan agua: Con esos tres principios, Ramírez está llegando a empresas e instituciones educativas para hacer campaña.
"Nuestra mente está en la parte ambiental por el gran ahorro de agua y lo más importante, evitar la producción de CO2 que se produce con los gases de los desagües", recalcó el empresario.
Las mujeres podrán orinar de pie en Medellín gracias a idea de una empresa local
imagen
Oriol Sánchez, el promotor de la idea, ya tiene dos centros antioqueños interesados en instalar su producto.
Tomado de El Tiempo. 16-08-09
El dispositivo, actualmente en prueba en la capital de Antioquia, fue desarrollado por una pareja de esposos, que buscan ayudar a ahorrar agua.
No hay nada más incómodo para una mujer que le den ganas de orinar cuando está en la calle, porque la única opción es un baño público y, por lo general, nunca están en condiciones ideales de aseo.
Empiezan, entonces, las maromas. Un brazo apoyado ligeramente en la pared para tener un poco más de equilibrio, mientras se agacha para orinar. La otra mano sostiene el bolso, la ropa y hasta el pañuelo o el papel higiénico. El objetivo es tocar algo lo menos posible, una verdadera odisea.
Pero, ¿Y si las mujeres pudieran orinar de pie como los hombres? Entonces no tendrían que tocar nada, sufrirían menos y serían más prácticas.
Precisamente, a eso le apuntaron Oriol Ramírez y su esposa, Angélica Cáceres, quienes en su empresa familiar llamada Rago S.A., dedicada a lo que denominan como 'ecología urinal', decidieron adaptar un orinal para que las mujeres lo utilicen mediante un dispositivo similar a un embudo.
"Así evitan el tema de los hongos y las infecciones, al que son tan propensas", aseguró Ramírez.
La dinámica es la misma que sigue un hombre, de pie frente al orinal, sólo que ellas 'apuntan' gracias a un embudo desechable, de papel bond, de alto calibre, con el que se han realizado las pruebas hasta el momento.
"La idea sería que cada mujer tuviera su propio dispositivo reutilizable, porque eso lo haría aún más íntimo", indicó.
Otro factor importante es que no requiere agua, ya que cuenta con un sistema de tecnología totalmente limpia, que capta y trata los gases que generan los malos olores, ahorrando además en costos de mantenimiento y economizando el consumo de agua.
El orinal sin agua existe en otras partes del mundo, solo que no había sido implementado para las mujeres. Es similar a los que se encuentran en cualquier baño de hombres. Sin embargo, están ubicados en cubículos cerrados, tiene un diseño especial alargado y una 'boca' más amplia. Allí, no aparecen los desagües normales sino un tapón que absorbe la orina.
El orinal, que fue destacado en la revista ambiental Catorce 6, fabricado por la empresa antioqueña Plastiglas, cuesta 696 mil pesos, mide 51 centímetros de ancho y alto, y está hecho en porcelana. Cada año se debe hacer un recambio de los filtros.
Se calcula que cada vez que una mujer baja la cisterna del baño consume unos 4 litros de agua. "Es que además de la parte higiénica, se ahorra agua", dijo Ramírez, quien mediante su empresa desarrolla además otras ideas prácticas y amigables del ambiente.
Las pruebas realizadas hasta el momento han dado buenos resultados y próximamente habrá más orinales femeninos en diferentes lugares públicos de Medellín. Hoy, los orinales se prueban en el hotel Intercontinental, en la Central Mayorista de Antioquia, en el parque Confama y en varias entidades de salud, donde alternan con los baños tradicionales.
En estos lugares, a las mujeres les entregan un paquete con 10 embudos y, próximamente, podrán en los baños dispensadores.
Una periodista de EL TIEMPO, que utilizó este tipo de baños, dijo que la primera vez es toda una aventura y aseguró que es difícil de manejar el embudo y apuntar hacia el orinal, pero destacó que lo bueno es que se evita ir a un baño sucio.
Estos baños ya tienen clientes habituales. Una señora que entró al del hotel Intercontinental dijo que todo era cuestión de práctica y en el de Comfama, Rosa Helena Mejía, dijo que el sistema es útil y práctico.
Colegios fomentan las ideas productivas; jóvenes diseñan y ejecutan proyectos innovadores
imagen
Andrés Olarte enseña su robot de reconocimiento y apoyo táctico para las tropas del Ejército en zonas de combate.
Tomado de El Tiempo. 02-08-09
Era una rueda de negocios, había alguien que llamaba la atención: un chico que con 17 años ya está involucrado en el mundo empresarial gracias a un robot que creó para la industria militar.
"No muchas personas tienen el privilegio de estar en un ambiente así a mi edad", dice Andrés Olarte, orgulloso de su prototipo. Pero sobre todo, feliz de haber llevado a buen término su proyecto escolar de emprendimiento.
El robot surgió como una idea de negocio en su clase de metodología de proyectos y tiene buenas perspectivas a futuro. En el encuentro con el sector empresarial tuvo varios vistos buenos, y ahora el plan de Andrés es "sacar el producto adelante".
Lo dice como todo un empresario, porque pese a su corta edad tiene muy claro su proyecto profesional y de vida.
En eso jugó un papel determinante el énfasis que le da su colegio, el Instituto Tecnológico del Sur, en Bogotá, al desarrollo de competencias de preparación para la vida productiva.
De acuerdo con Carlos Sarmiento, coordinador académico de la institución, durante las clases se insiste mucho en la necesidad del trabajo en equipo para el diseño y la ejecución de proyectos.
Y son justamente esas las habilidades que requieren los jóvenes para formarse como verdaderos emprendedores, de acuerdo con Jorge Mesa, coordinador del Programa de Emprendimiento de la Universidad Eafit.
Sin embargo, Mesa no está de acuerdo con inculcarles a los estudiantes escolares la idea de formar empresa sino, más bien, fomentar en ellos la creatividad.
"Porque ser emprendedor es toda una actitud" y crear una empresa a tan corta edad podría bloquear la iniciativa de continuar estudiando, explica el experto.
Por eso lo que han hecho desde la universidad es capacitar profesores para que se conviertan en multiplicadores de las capacidades innovadoras en sus alumnos.
Y es lo que hacen en el colegio Alcázares de Valencia, en Subachoque (Cundinamarca), donde procuran impartir una educación basada en la experiencia.
Allí, los niños son dueños de una granja y un cultivo de lombrices y a través de sus clases aprenden a administrarla.
"En biología aprenden cuáles son los productos que pueden sembrar, en matemáticas hacen el estudio de costos y ganancias, y en sistemas llevan las estadísticas", explica Amanda Hernández, rectora de la institución.
Al final, los propios estudiantes realizan una venta de los productos al interior de la institución en la que los principales compradores son sus papás.
El objetivo es que ellos se encarguen de todo el proceso y vayan asumiendo, conforme a su edad, las responsabilidades propias de un proyecto productivo.

Es obligatorio por ley
Una ley sancionada en el 2006 (Ley 1014 para el Fomento del Emprendimiento)obliga a los colegios a impartir educación en emprendimiento a todos los alumnos desde el preescolar hasta bachillerato. Sin embargo, muchos lo tomaron a regañadientes y no han explotado la norma a su favor,explica Jorge Mesa, de Eafit. Para el experto esa formación en la etapa escolar es indispensable para contribuir al desarrollo del país, pues "el emprendimiento no se reduce a la formación de empresas" sino que es un término que abarca también la investigación científica y hasta la actividad artística. Por eso, motivar en los niños el espíritu emprendedor pasa por incentivar la creatividad y el deseo de innovación en lo que hacen.
Un aparato para ahorrar tiempo al hacer las compras en el supermercado crearon estudiantes de Eafit
imagen
La idea de los cuatro estudiantes es adicionarle al carrito inteligente un dispositivo inalámbrico que lo haga más rápido.
Tomado de El Tiempo. 19-07-09
"El dispositivo permite a los compradores orientarse dentro del almacén y encontrar rápidamente las provisiones que necesitan", asegura Sergio Botero, uno de los miembros del proyecto.
Imagínese poder ubicar el jabón que necesita en unos pocos segundos sin necesidad de dar cinco vueltas por la sección de higiene personal.
Ahora es posible ahorrar tiempo gracias a un aparato que cuatro alumnos de cuarto semestre de ingeniería de sistemas de Eafit, integraron a los carritos de mercado.
Antes de hacer mercado, el cliente debe introducir en la página web del almacén el inventario de productos que desea y recibirá una clave. Una vez en el supermercado, se ingresa esta contraseña en un computador conectado al carrito para descargar la lista.
El aparato diseñará una ruta ordenada para hacer las compras en poco tiempo y con el menor desplazamiento posible e indicará el siguiente producto que se debe buscar y la sección en la que se puede encontrar.
Según Sebastián Arcila , integrante del proyecto, la idea surgió para un trabajo de clase. "Nos dimos cuenta de que este es un problema frecuente en los supermercados porque los compradores no se fijan en la señalización y la mercancía es cambiada de lugar periódicamente".
El invento ganó en tres categorías en los Premios Gemis (concurso que desde 1998 reconoce los mejores trabajos en ingeniería de sistemas de la universidad antioqueña). Sus jóvenes creadores esperan integrar un nuevo dispositivo para mejorarlo.
Vehículo ecológico de un colombiano, finalista de un concurso internacional
El proyecto de Juan Manuel Martínez, está entre los veinte mejores del concurso de diseño que promueve la multinacional Yakey, fabricante del primer vehículo eléctrico en Colombia.
De resultar ganador, el diseño de Juan Manuel Martínez se convertirá en 'la cara' del carro ecológico que comenzará a ser masificado el próximo año, de acuerdo con el ingeniero William Mercay, gerente de la compañía bumanguesa.
El Salamandra X3 es un 'citycar', "más pequeño que un Twingo", hecho para dos personas, explica Juan Manuel, quien resultó involucrado en el concurso gracias a la insistencia de su profesor de dibujo técnico.
"Yo no quería porque no me parecía factible", dice el muchacho, quien con sus 16 años es el más joven del concurso. "Pero hice el intento y ya voy en esta etapa", susurra como convenciéndose de que sí es posible.
Él mismo está sorprendido, pues fueron las terapias motrices que le ordenaron para ayudarle a mejorar la letra las que lo fueron conduciendo hacia el diseño. "No la mejoré, pero terminé aprendiendo a dibujar", afirma.
Y, como siempre le han gustado, se fue destacando entre sus compañeros de colegio por el diseño de "carritos", algo que sólo ahora percibe como "una actividad satisfactoria" que lo puede llevar hacia su primer triunfo internacional, pues al concurso llegaron cerca de 300 bocetos de países como España, México, Uruguay y Argentina.
"No quiero hacerme expectativas, pero confío en que voy bien", dice el estudiante de 11 grado del Colegio Iparm, de la Universidad Nacional, a quien su sueño de diseñar de manera profesional le está llegando diez años antes de lo que se esperaba. "No me lo imaginaba para ahora", dice.
Para apoyarlo, sus seguidores pueden votar, a partir de esta noche y hasta el 11 de julio, en www.yakey.com.
Tomado de El Tiempo. 31-06-09
Curioso noticiero al aire libre montó periodista que se quedó sin empleo en Corozal (Sucre)
imagen
Los entrevistados se sientan en un banquito de plástico en pleno parque del municipio sucreño.

Tomado de El Tiempo. 31-05-09
El sonido de los parlantes usados por Luis Gómez cubre apenas tres cuadras a la redonda, pero su 'Panorama Informativo' es un éxito en pauta.
Entrevista a funcionarios y la gente se sienta alrededor a escucharlos.
Una sencilla mesa de madera y dos bancos de plástico prestados son toda la infraestructura de la particular emisora del periodista Luis Gómez Pérez, que funciona al aire libre, en pleno parque de Corozal (Sucre), y que no se sintoniza en ningún radio sino que se transmite por unos parlantes, encaramados en un Renault 4.
Pérez, que trabajaba en La voz de Corozal, armado de audífonos, micrófono y grabadora, se ubica de lunes a viernes, a las 8 de la mañana, en el bulevar Aníbal Badel, frente a la Alcaldía Municipal y a un costado de la iglesia central, para desde allí informar a su comunidad los últimos acontecimientos noticiosos.
"La idea loca", como él cataloga la difusión de su noticiero 'Panorama Informativo', surgió a raíz del cierre de la emisora La Voz de Corozal, de propiedad de la familia Martelo Martelo, que fue sancionada por el Ministerio de Comunicaciones por el vencimiento de documentos.
Gómez, de 51 años, se quedó sin trabajo, al igual que otras 24 personas, entre periodistas, controles y programadores de la emisora, que llevaba 45 años al aire.
"Se me ocurrió la idea de contratar el Chin, un carro de perifoneo bastante reconocido en Corozal, que cobra 20 mil pesos por hora, para evitar la desaparición del espacio informativo. Claro que a mí me deja la hora a 10 mil", afirma.
La acogida entre los colegas ha sido tal que todos los periodistas que tenían espacios en La voz de Corozal se sumaron a Radio Chin, como es conocido ahora el sistema de perifoneo.
"Todos hacen su aporte porque se dieron cuenta que la gente recibió bien la metodología de hacer el noticiero en la plaza principal. Ahora cuento con el apoyo logístico informativo y moral de Ramiro Lora Aldana, Jorge Cuello, Aida Barreto, Nadith Sandoval y Ángela Gómez Quiroz", asegura el periodista.
La aglomeración del público y 'pescar' a los funcionarios públicos que pasan por el lugar, le ha dado un tinte particular a Radio Chin, que ha sido bien recibida por la gente.
"Por lo novedoso, esto ha cautivado la atención de todos. El que pasa se queda; otros se sientan desde temprano a esperar que empiece el noticiero y hasta los funcionarios de la Alcaldía se ven asomados en las ventanas", dice Mario Paternina Payares, seguidor del espacio radial, que se ha mantenido durante 25 años.
La aceptación ha sido tal que hasta el cura de la iglesia decidió posponer la celebración eucarística de los jueves, día en que se realiza la exposición del Santísimo, para darle tiempo a la gente de escuchar el noticiero.
El noticiero también ha pegado entre los anunciantes, que pasaron de 12 a 15, pues consideran que ha sido una idea brillante, ya que ahora saben que la promoción de sus negocios va dirigida de manera directa a un público tangible.
"Luis me comentó lo que pensaba hacer para que el espacio no decayera y decidí mantener mi publicidad. La idea ha sido fabulosa y creo que mi negocio está siendo bien publicitado. Hay muchísima gente reunida a alrededor del Chin y mucha otra que desde sus trabajos o casas escucha el nombre de mi negocio", afirma complacido Carlos Tobío Villalba, propietario de un almacén de variedades.
Para Lucy Verbel, gerente de Serviaseo, que también pauta en el espacio radial al aire libre, la idea de Luis la ha beneficiado. "El perifoneo es escuchado alrededor de tres cuadras", indica.
"La gente me ha llamado para incluirlo dentro de los anuncios comerciales", cuenta emocionado Gómez.
Algunos veteranos de la radio consideran que se ha regresado 60 años atrás, pero aseguran que Radio Chin sigue siendo una alternativa ante el cierre de la emisora.
"El sistema está bien, pero habría que masificarlo. Llevarlo a los barrios", dice el periodista Cristóbal García Enamorado.
Teniendo en cuenta los consejos de sus simpatizantes, Gómez tiene proyectado para la próxima semana grabar el noticiero y mediante el móvil transmisor de La Voz del Chin va a amplificarlo en todos los barrios de Corozal.
"Corozal se merece estar informado de lo que sucede diariamente. Siento que tengo un compromiso no solo personal, sino con mis oyentes y los clientes que me siguen desde hace 25 años", dice el periodista.
Crean sitio web para economizar en compras
imagen
Se trata de http://ahorrecomparando.com, un sitio que permite comparar los precios de productos en las principales ciudades del país. Está al aire desde enero.
Fue creado por las antioqueñas Camila y Elisa Echavarría para hacer más fácil la vida de los consumidores.
En marzo aumentó tuvo 11.400 visitantes, un 30 por ciento más con respecto al mes anterior.
La iniciativa surgió mientras Camila vivía en Inglaterra y era usuaria frecuente de este tipo de páginas, muy comunes en Europa. Regresó a Colombia ansiosa de hacer empresa y se dio cuenta que no existía este tipo de servicio en el país, por eso inició todo el proceso para su implementación.
"Existen páginas similares en todo el mundo, pero la nuestra es única porque nos tocó adaptarla a las necesidades de los colombianos, en el extranjero se usa para televisión, banda ancha y no gasolina como acá", explica Echavarría.
En servicios como celulares, envíos, internet y llamadas internacionales es posible encontrar todos los planes y sitios disponibles en el mercado de ciudades como Medellín, Bogotá, Cali, Pereira, Barranquilla y Bucaramanga.
Los valores de la gasolina son presentados a través de un mapa de cada ciudad que muestra las estaciones de servicio y hace diferencia de los precios con colores, tonos de verde para los más económicos y rojo para los más costosos.

Lo que encontrará proximamente
A fin de este mes, tendremos información de hoteles, tarjetas de crédito, cuentas de ahorro y farmacias. Además existen varias secciones que buscan la retroalimentación con los usuarios a través de opciones como 'Comente esta página', 'Pregunte lo que quiera' o '¿Qué más quiere que comparemos?'.
Echavarría dice que es lo más importante del sitio y por eso crearon la posibilidad de abrir un usuario en la página y recibir actualizaciones continúas de los precios.
En esta parte, los visitantes también tienen la oportunidad de opinar, discutir y hacer nuevas propuestas, "es muy común encontrar comentarios como que en este lugar es barato, pero hay mal servicio o al contrario", explica.
Así mismo, es posible encontrar una sección de consejos para tramitar el Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (Soat), tips para ahorrar gasolina y recomendaciones para reducir costos al usar el celular fuera del país.
La acogida ha sido tal que el número de visitas de marzo aumentó en un 30 por ciento con respecto al mes anterior, tuvo 11.400 visitantes, entre 10 y 20 registros diarios y fue vista más de 34 mil veces.
Tomado de El Tiempo. 16-04-09

Una salchicha de fríjol sabanero fue creada por dos investigadores de la Universidad Nacional
imagen
Willian Albarracín y Luisa Alarcón trabajaron durante 5 meses en el desarrollo de la salchicha.
Tomado de El Tiempo. 06-04-09
El embutido, de llegarse a comercializar, podría ser un alimento muy económico para las personas de bajos recursos.
La microbióloga industrial Luisa Alarcón, quien comenzó a trabajar en el desarrollo de la salchicha de fríjol sabanero desde septiembre del año pasado en el Instituto de Ciencia y Tecnología de alimentos de la Universidad Nacional (ICTA), dice que la idea del proyecto era crear una salchicha que fuese mucho más económica que las que se consiguen usualmente en el mercado, y con un valor nutricional más alto.
Según William Albarracín, quien dirigió el proyecto de Alarcón y es docente investigador del ICTA, con la salchicha se realizaron diversos análisis de aceptación, en los que participaron 200 personas.
El experto dice además que los resultados determinaron que si bien el sabor no es el usual en productos de este tipo, el nuevo invento tampoco causó desagrado en los participantes.
"Me pareció que tiene un sabor más suave que las que venden en el mercado, que no tiene tanto condimento" dijo María Eugenia González, participante en las pruebas.
Alarcón explica que en los embutidos de este tipo, de bajo costo, algunas empresas complementan el material cárnico del producto con harina de trigo, y esta no tiene el nivel de proteínas que sí posee un grano como el fríjol.
Lo que se hizo en el proyecto fue complementar el material cárnico de la salchicha con la proteína vegetal del fríjol sabanero.
La experta, quien acaba de graduarse de la especialización de Ciencia y Tecnología de Alimentos de la Universidad Nacional, con la salchicha de fríjol sabanero como proyecto de grado, dice que su meta inmediata es redactar un artículo científico en el que se describa el proyecto, y en un futuro, le gustaría buscar alternativas diferentes a la harina de fríjol para elaborar la salchicha.
"Del fríjol no se pierden cultivos", dice la investigadora, refiriéndose a que desearía explorar con otros productos agrícolas colombianos, que se generen en abundancia y de los que actualmente se esté desperdiciando material.
Con la salchicha de fríjol sabanero se reducen hasta en un 32 por ciento los costos de producción, lo que además beneficiaría a los fabricantes.
Por ello, Albarracín considera que un proyecto de este tipo podría interesarle a alguna institución que quiera favorecer a la gente elaborando un producto cárnico, de excelente calidad y con un precio económico, al que muchas personas no siempre tienen acceso.
"Uno podría conseguir una salchicha baratísima por ahí, pero revise las materias primas con que las hacen, y qué valor nutricional tienen, a ver de qué calidad son", concluye el investigador.
Pedro Nieto lleva cuarenta años produciendo las cafeteras del águila dorada
imagen
Pedro Nieto Ramírez, bogotano de 64 años creador de Cafexpress.
Tomado de El Tiempo. 14-04-09
Son grecas 'made in Pereira', fabricadas con piezas nacionales. Su empresa, Cafexpress, abastece a miles de restaurantes del Eje Cafetero y del país.
Nieto Ramírez limpió tornillos y los ubicó en un riguroso orden durante casi dos años, en una empresa de importación de cafeteras italianas en Bogotá.
Aunque el ensamblaje final era una labor secreta que los propietarios hacían en las noches, cuando todos los operarios habían salido, Nieto se las ingenió, con unas cafeteras viejas, para saber dónde iba cada pieza.
Con otros compañeros de trabajo de la importadora, empezaron elaborando una greca quincenal o mensual, ante las limitaciones de materia prima y ventas.
Eso hizo que la mayoría desistiera del proyecto industrial, pero él no cesó en su empeño. Ahora, ya con 64 años, la fabrica de Nieto produce unas 20 al mes, y abastece el mercado del Eje Cafetero y de diversas regiones del país.
Ahora, participan de la producción dos de sus hijos, William Alfonso y Luis Javier, tecnólogos industriales, que le han ayudado a tecnificar los procesos, y genera 5 empleos directos y otros 5 indirectos, por la contratación en labores de fundición de piezas o láminas, además de la venta.
Manifiesta que todo el personal es calificado, pero durante el proceso mismo terminan de perfeccionar sus conocimientos y destreza.
No es un empresario de escritorio. Él mismo toma parte en diversos aspectos de la producción y se pone al frente de los troqueles para algunas piezas, y está pendiente de la toda la cadena productiva hasta el acabado final y verificación de calidad.
"Nuestro eslogan es 'La máquina colombiana para el café colombiano', por ser enteramente de producción nacional.
Contamos con modelos verticales de 10, 15 y 25 litros y horizontales de 15 y 25 litros, semiautomáticas y con esterilizador de vasos, ambas operan con electricidad y gas. También, fabricamos tostadoras para café, con capacidad de 500 gramos", dice.
William Alfonso y Luis Javier destacan la persistencia de su padre pese a los tropiezas para hacer industria en el país, la entrega en su labor y esfuerzo por mejorar la calidad.

Con sello de calidad
Las cafeteras de Pedro Nieto llevan en su parte posterior un águila dorada, como símbolo del trabajo dedicado a cada pieza.
Aun cuando las de mayor demanda son las que tienen acabado plateado, no deja de producir las que tienen piezas de cobre y bronce, además de la cubierta exterior o enchape.
Para algunas partes, en especial las bases, debe hacer moldes de madera y luego vaciar el acero para darle la forma.
Algunos modelos verticales, además de piezas y manillas en bronce, llevan una cobertura de cobre corrugado.
Se trata de una lámina a la que se le da esa forma corrugada a punta de martilleo constante durante casi dos horas. Como no hay máquina que haga esa labor, se realiza a fuerza de pulso y precisión, con firmeza, sin que se llegue a maltratar o romper la lámina.
Los precios van desde millón y medio de pesos hasta 2,6 y más, según el modelo, tamaño y acabado. Las que están recubiertas de cobre tienen un precio de unos 300.000 pesos de más, según el tamaño.
"En nuestras cafeteras, con una libra de café, se pueden producir 135 tintos, frente a los 85 de una con el tradicional sistema de talego", precisa.
Agrega que en ellas también se puede producir chocolate, avena, y cocinar huevos al vapor.
Resalta que sus equipos están hechos para durar hasta 40 años, los mismos que él lleva haciendo estas cafeteras, que en miles de restaurantes del país se disfruta gracias al empuje nacional.
Pagos a la medida
imagen
Kenneth Mendiwelson siempre quiso ir más allá y luego de haber tenido experiencia laboral en mercados internacionales y conocer muy bien el negocio financiero volvió al país dispuesto a innovar en el sector financiero.
Tomado Revista Dinero. 04-04-09.
En el problema que miles de colombianos tienen para cumplir con sus obligaciones financieras, un emprendedor encontró una gran oportunidad de negocio, ofreciéndoles una ayuda a la medida.
Lo que comenzó como un trabajo de grado para el MBA en Harvard Business School, se convirtió en el sueño de empresa de Kenneth Mendiwelson. Este joven de 36 años -que antes de crear su empresa estuvo vinculado al sector financiero en Colombia y en el exterior- se enfocó en buscar alternativas innovadoras para el manejo de carteras de crédito vencidas.
Así nació Refinancia S.A., que atiende dos frentes: por un lado, compra la cartera vencida de las entidades financieras y, por el otro, busca a los deudores, quienes se convierten en sus principales clientes y les ofrece soluciones a la medida para pagar la deuda y evitar, de esta manera, que pierdan sus bienes. En tan solo tres años, Refinancia ha logrado dar más de 30.000 soluciones para que estas personas puedan saldar sus deudas y reinsertarse en el mercado crediticio.
¿Cómo lo ha logrado? Para Mendiwelson, "el secreto es haber entendido que los colombianos tienen una buena intención de cumplir con sus deudas, pero circunstancias externas los pueden llevar al no pago". Su negocio se basa en un proceso analítico para proyectar el pago de sus clientes, donde se realiza un perfil de cada uno de ellos que permite identificar cuál es, para el deudor, la mejor alternativa de solución.
Su estrategia se ha enfocado en entender a su cliente y establecer la mejor forma para que ellos puedan cumplir con su obligación financiera, basada en un trato digno y un análisis sofisticado del perfil del cliente. Por ejemplo, hoy, José Escobar, uno de sus clientes, busca que otra de sus deudas sea tramitada con Refinancia dada la flexibilidad que le ofreció, pues le ajustó las cuotas, el plazo y le condonaron los intereses, lo cual le ha permitido ponerse al día con su obligación.
El crecimiento de esta empresa ha sido significativo, pues a pesar de ser muy joven en el mercado, para 2008 recaudó más $50.000 millones, con un crecimiento cercano al 100% anual. Además, ya cuenta con sede en Bogotá, Cali, Bucaramanga y Barranquilla y tiene en la mira mercados internacionales para seguir su proceso de expansión. Sin embargo, para desarrollar su incursión externa, primero debe entender el comportamiento de pago de los deudores de esos países y decidir cuáles son los mercados a los que les va a apostar.

Evolución del negocio
Mendiwelson ha tenido claro que este es un negocio de grandes dimensiones; sin embargo, Refinancia nació en una pequeña oficina con muy pocos empleados. Pero poco a poco, empezó a demandar mayor fuerza laboral y necesitó crecer tanto en espacio como en clientes. Además de la estructuración de 30.000 soluciones de deuda, la empresa pasó de contar con solo tres empleados a 250, ya tiene cerca de 120.000 clientes y atiende a más de 15 entidades financieras que le venden sus carteras vencidas. Hoy, la compañía atiende una cartera que asciende a $1,6 billones.
Parte de su éxito se debe a la credibilidad y experiencia que por años Mendiwelson se ganó del sector financiero. Trabajó en bancos internacionales en el país y también se desempeñó como consultor en Boston -laborando para Braxton Associates y Fidelity Investments- y en McKinsey Colombia. Además, ha tenido claro que para crecer necesita tener una fuerza de trabajo de talla mundial, a quienes les ofrece oportunidades de hacer carrera dentro de la empresa e infunde la sana competencia para alcanzar mayores resultados.
Empezó con recursos propios con la compra de cartera de dos entidades financieras que se encontraban en liquidación y de un banco internacional, y en tan solo ocho meses alcanzó los 25.000 clientes.
Este crecimiento ha sido observado con detenimiento e interés por los fondos de inversión. El primero que se acercó fue el fondo de capital de riesgo SEAF que, además de aportarle capital para su expansión, le abrió las puertas a nuevos fondos. En la actualidad, Refinancia cuenta con 12 fondos que le apuestan al crecimiento de esta compañía.
"La mezcla de energía, profesionalismo y experiencia, sumadas a una idea novedosa que presentó Kenneth, nos llevó a invertir en esta compañía", comenta Héctor Cateriano, director del fondo SEAF, quien además lo considera un modelo replicable e innovador.
Mendiwelson fue elegido por Endeavor como un emprendedor de alto impacto y se ha beneficiado del apoyo de la red de mentores de esta organización. Gracias a este soporte, Refinancia ha recibido la asesoría de consultores especializados de muy alto nivel, como MBAs de las universidades más prestigiosas de Estados Unidos y el Boston Consulting Group. "Endeavor nos ha permitido sofisticarnos aún más en el manejo analítico, efectividad comercial y administración del talento humano", comenta Mendiwelson.
Este caso refleja que las oportunidades de negocio pueden estar en los lugares más inesperados. La innovación y credibilidad son fundamentales para concretar las iniciativas de emprendimiento.
Alimentos que se puedan producir ante cambios climáticos extremos desarrollan en Medellín
imagen
En Biointropic se produce cacao que está en proceso de fermentación y al que se le da diferentes aromas. Este producto ya cuenta con una patente otorgada por los Estados Unidos
Tomado de El Tiempo. 05-03-09
Lo hacen Desde el Centro de Investigación e Innovación de Excelencia en Biodiversidad y Biotecnología, Biointropic.
En un pequeño laboratorio de la Sede de Investigación Universitaria (SIU), en el centro de Medellín, el jugo de naranja brota de un biorreactor sin que allí se encuentre ningún vestigio de la fruta.
También se multiplica el cacao, pero jamás han sembrado una planta para obtenerlo.
Más admirable aún es que nada es sintético, no hay ningún químico, ni es transgénico.
"El jugo es tan natural o más que el que se obtiene de la fruta bajada del árbol", asegura la investigadora Lucía Atehortúa.
Ella es la directora científica de Biointropic, una de las empresas de los cinco centros de excelencia que, con el apoyo de la Universidad de Antioquia y la participación de múltiples universidades y la empresa privada, trabaja para entregar productos de base tecnológica desde Medellín.
Dentro de su enorme complejidad, el propósito de Atehortúa y su grupo de jóvenes científicos es tan claro y sencillo como admirable: asegurar alimentos para la humanidad sin que su producción se afecte por los cambios climáticos extremos que padece el planeta.
"El cambio climático es una realidad y si seguimos así nos vamos a morir de hambre, cuando las sequías sean de años los alimentos se van a poner a precios imposibles, garantizar alimentación para la población mundial no se va a poder con la agricultura convencional", sostiene.
Pero no es sólo por el clima, también son las tierras. La población mundial crece y alimentarla representa robar espacio a los bosques y selvas.
Y aunque en algunas regiones han solucionado el problema de tierras con cultivos hidropónicos, estos consumen mucha energía y por eso no son autosostenibles.
El proyecto de 'Bioagricultura Urbana' deja a un lado todos los conceptos usados hasta ahora para obtener alimentos y propone una producción de 24 horas al día, 365 días al año, como enormes fábricas de comida que no dependen del clima ni de los suelos, y que permitirán 'cultivar' incluso en el espacio o en la Antártida.
En el laboratorio de Biointropic la célula del organismo es reproducida hasta el infinito. Así, de la naranja utilizan la vesícula, esa carnosidad que contiene el jugo, la cultivan en el laboratorio y obtienen millones de vesículas más, es decir, de jugo de naranja, sin que la fruta como tal esté en ningún lado.
"Nosotros tomamos el genoma completo, no lo modificamos genéticamente", advierte la investigadora, y enfatiza que por esa razón, lo que hacen no son productos transgénicos. "Lo que conseguimos es asegurar una producción aún en condiciones climáticas difíciles".
Con este sistema se puede producir el azúcar de la caña, harina de trigo, cebada, yuca, arroz, maíz. Pero no es que del biorreactor salgan mazorcas, lo que se obtiene es la harina de maíz, que es en esencia el alimento.
Este proyecto, que en Biointropic se realiza ahora en tanques de 2 y 5 litros, en unos años permitirá tener fábricas con enormes Biorreactores que produzcan alimentos suficientes para abastecer a la población mundial, pues todas las células vegetales se pueden reproducir con este sistema.
Además, es autosostenible porque de la misma manera es fácil obtener biocombustibles.
La investigadora cree que antes de veinte años esta será la alternativa que tendrá el mundo para no morir de hambre, pero se lamenta que desde la empresa privada sea tan difícil encontrar apoyo para los investigadores nacionales. "Ellos son como Santo Tomás, hasta no ver, no creer", comenta.
El cultivo que sí ha tenido apoyo del Ministerio de Agricultura y de la Fábrica Nacional de Chocolates es el del cacao, ahora Biointropic produce en su laboratorio cacao que está en proceso de fermentación para darle diferentes aromas.
Este producto ya cuenta con una patente otorgada por los Estados Unidos y es el más adelantado de la investigación.
"Esta tecnología va a ser útil a futuro porque con el cacao, por ejemplo, cultivarlo en la tierra aún es muy barato, pero en unos años va a ser costoso y difícil", aclara la doctora Atehortúa.
Como ese, Biointropic adelanta otras investigaciones que buscan entregarle a la humanidad productos bajo el concepto de 'alimentos funcionales', que son en realidad la comida natural que consumimos a diario pero con elementos terapéuticos también naturales.
Así, muy pronto encontraremos en el mercado un helado que, además de delicioso, ayuda a bajar el colesterol, prevenir el cáncer y mejorar la circulación. También podremos consumir un queso que aumenta nuestras defensas y baja nuestro nivel de triglicéridos.

Centros de Investigación e Innovación de Excelencia
Mediante un concurso y la evaluación de diez propuestas, la Universidad de Antioquia, en unión a otras importantes universidades y empresas nacionales, creó cinco Centros de Investigación e Innovación de Excelencia, en los que se ejecutan proyectos de investigación, desarrollo e innovación, generan conocimientos de nivel internacional y fortalecen los estudios de maestría y doctorado.
A cada Centro la Universidad de Antioquia le asignará hasta 500 millones de pesos por año, hasta por cinco años, como apoyo a los proyectos en que participen sus grupos de investigación. Esta convocatoria exigió la participación de universidades distintas a la de Antioquia en cada propuesta. Así se busca fortalecer la Red Departamental de Investigación.
Cada Centro de excelencia es en sí una empresa cuyos socios trabajan para obtener productos de base tecnológica útiles para la humanidad.
Entre los seleccionados están el Centro de Investigación e Innovación en Energía (CIIEN), la Alianza Regional en TIC Aplicadas (ÁRTICA), el Desarrollo de Productos (Medicamentos y Vacunas) contra las Enfermedades Tropicales, (CIDEPRO), el Centro de Epidemiología y Diagnóstico Molecular de Enfermedades Infecciosas (EDIMEI) y el Centro de Investigación e Innovación de Excelencia en Biotecnología y Biodiversidad de
Antioquia (BIOINTROPIC).
Con vocación de reciclador electrónico
imagen
No es un ecologista a ultranza -de esos que se van a perseguir ballenas para salvarlas-, ni tampoco un ingeniero que se engolosina con el proceso. Su tema es buscar soluciones. En este caso el de la basura electrónica.
Tomado de El Colombiano. 02-03-09
EN ABRIL COMENZARÁ a funcionar en Rionegro una planta de transformación de residuos electrónicos, que hace parte de la empresa E-cycling. Su fundador, Esteban Jiménez, cree que la "minería urbana" genera dividendos.
Pragmático y con argumentos, Esteban Jiménez Roldán ha ido armando su cuento de E-Cycling, una empresa de gestión de residuos electrónicos, cuya planta de transformación comenzará a operar en Rionegro, en abril próximo.
De acuerdo con sus cálculos, en Colombia se generan más de 20 mil toneladas de "chatarra" tecnológica por año.
Y si se va al detalle, 660 mil PC que podrían haber quedado obsoletos en 2008, representan alrededor de 60 mil metros cúbicos al año de residuos para disponer.
Del tema de la basura electrónica no se salva casi nadie: primero, porque todos de alguna manera somos consumidores de dispositivos, aunque no se tenga un celular. De hecho, un sensor de iluminación ya clasifica en el tema.
Y, segundo, porque la tecnología está diseñada para ser, cada vez más pequeña y más barata, con lo cual se vuelve rápidamente obsoleta.
Pero, mientras se usa, la tecnología no es tóxica, como sí lo es cuando se deshecha de forma no adecuada.
Esa es la gran paradoja, dice este ingeniero Ambiental de la Escuela de Ingeniería de Antioquia, pues mientras una pantalla LCD de PC, puede ahorrar energía, al echarla en un basurero, puede envenenar literalmente el ambiente.
Plomo, estaño, cadmio y mercurio, entre otros componentes, son los mayores contaminantes, en especial cuando entran en contacto con fuentes de agua y la tierra.
Incluso, se convierten en letales cuando se incineran, una de las prácticas más frecuentes que utilizan algunos recicladores informales, con el fin de depurar el metal para poderlo revender.
A la hora de quemarlo, inhalar el gas que emana puede ser, de hecho, altamente tóxico.
Por ahora, planea comenzar una primera fase de operación que se orienta al sector empresarial, y de acuerdo con su plan de negocios, en 2011 llegaría al mercado doméstico (usuario de hogar) y en el 2014 entraría de lleno en la remanufactura de celulares.
Cree que ahora no existe cultura de reciclaje, pues a veces se prefiere tener equipos guardados, por años, con lo cual se generan altos costos de inventario. Lo que él llama "los pasivos ambientales".
O se toman decisiones que resultan ser paños de agua tibia, al revenderlos a empresas que hacen alguna parte del proceso, pero que no resuelven el asunto en su totalidad.
Por ello, cree que existe espacio para "cerrar el ciclo", y que además de que la infraestructura genere valor cuando está en uso, también lo haga cuando se deseche.
"No es sacar la basura, sino valorizar los residuos", dice con convicción.
Así, se propone empezar el trabajo en el lugar donde para otros ya no existe sino basura. Un tema que en el mundo se ha denominado como "minería urbana", y que él retoma con la pasión de encontrar una solución a un problema que se desborda en el mundo.
Un negocio convencional no tradicional
imagen
Camilo Moreno Gómez, gerente de Zunco Accesorios. A pesar de haber trabajado como publicista y especialista en mercadeo, siempre quiso ser empresario. Mientras vivió en Estados Unidos, hizo manillas con los escudos de los equipos estadounidenses de diferentes deportes para venderlas a los aficionados de ese país.
Tomado www.dinero.com 24-02-09

Un publicista especialista en mercadeo le dio vida a un negocio que se creó a partir de un canasto de mercado y que ya tiene presencia local e internacional.
Cualquier escenario es bueno a la hora de descubrir oportunidades de negocio.
Hace cuatro años, en un concierto en Bogotá, la atención de Camilo Moreno Gómez se la llevó no el artista que estaba en el escenario, sino un vendedor ambulante que ofrecía sus productos en un canasto de mercado.
Junto con su ex socia pensaron en la idea de hacer bolsos con productos no tradicionales, como el zuncho -material que se utiliza para elaborar canastos de mercado-. A partir de ese momento, se dieron a la tarea de conseguir el zuncho y desarmar un canasto para, por ensayo y error, darle forma a un bolso.
Sin embargo, la técnica habitual para elaborar los canastos, a pesar de ser la base para sus productos, no le permitía tener la forma exacta para fabricar un bolso de alta calidad. "El primero que obtuvimos era divino, pero nos dimos cuenta que se astillaba y dañaba la ropa", asegura Moreno Gómez.
Así, con asesoría de un amigo, utilizó las tradicionales cintas de zuncho como insumo y elaboró cintas con polipropileno virgen a las que se les añade el color, plastificante (para evitar que se astille) y al final cuentan con un proceso de protección UV para que no se decolore. Además, junto con un artesano, logró tener la fórmula perfecta en el diseño y elaborar su primer bolso de prueba.

Los productos y el mercadeo
El capital inicial de Moreno fue de $1 millón con lo que compró los primeros colores (blanco, rojo y negro) y comenzó a hacerlos y venderlos a su mercado natural: las personas allegadas.
Poco a poco, el voz a voz le permitió a su negocio crecer y sus carteras empezaron a tener mayor acogida, lo que significaba, además, que debía aumentar su capacidad de producción. Buscó artesanos que ya tuvieran el conocimiento de elaborar canastos, a los que les enseñó la nueva técnica. Sin embargo, fue un proceso complejo: "Al principio fueron muy reacios, pues normalmente ellos hacían un canasto en 20 minutos y con la nueva forma de hacer las carteras, inicialmente llegaron a durar hasta tres horas en la fabricación de una sola de ellas", comenta Moreno.
Zunco Accesorios ha sido un negocio que paulatinamente ha ido creciendo y encontró punto de equilibrio rápidamente. Según Moreno, en el cuarto mes logró punto de equilibrio y en estos cuatro años pasó de hacer 20 carteras mensuales a 2.000 carteras en promedio en ese mismo periodo. Igualmente, las ventas han crecido exponencialmente. Para estos logros su página web ha sido definitiva ya que no solo ha exhibido sus productos allí sino que a su vez ha realizado contactos nacionales e internacionales por medio de ella.
Empezó con dos artesanos de Ciudad Bolívar con quienes inicialmente trabajó bajo el modelo de maquila. Gracias al crecimiento de su negocio, en la actualidad tiene un taller de producción para ellos y cuenta con 12 artesanos de tiempo completo y diez más para las temporadas de alta demanda; a quienes ha impulsado para que estudien y se capaciten.
Luego de explotar el mercado natural, sus bolsos empezaron a venderse en otros canales, como el almacén de muebles Área Loft, donde tuvieron acogida y poco a poco se fueron abriendo las puertas en otros almacenes como Tranca, Okendo y Artesanías de Colombia, entre otros. Conforme el negocio crecía se fueron demandando otros colores, otros diseños y el portafolio de productos aumentó. Hoy, Zunco Accesorios no solo ofrece las carteras con que comenzó. Tiene maletines para computadores portátiles, bolsos de manos libres, canguros, carteras de diferentes tamaños y amplió su líneas hacia artículos de decoración como lámparas, sillas, individuales y tapetes. En estos últimos productos se encontró con otro reto, pues ahora su técnica debía amoldarse al desarrollo de productos planos.
Para definir la marca, Moreno tenía clara la vocación internacional de la empresa. Buscó un nombre corto y de fácil recordación, como Zunco, que se encuentra relacionado con el material de sus productos y que probó con amigos y conocidos de diferentes países a quienes, según Moreno, les fue fácil su pronunciación y recordación.
Los productos de Zunco Accesorios hoy se venden en un almacén propio en Bogotá y en almacenes de accesorios en diferentes ciudades del país como Barranquilla, Medellín, Santa Marta, Sincelejo, Montería, Pereira y Manizales, entre otras. Así mismo, ha exportado productos a España, República Dominicana, Miami y Venezuela. Para 2009 planea, al menos, entrar a otros cinco países como Noruega, Argentina, Finlandia, Suecia e Italia, con los que Moreno ha hecho avances en las negociaciones y está en proceso de investigación de mercados.
Además de su estrategia para expandir su marca a nivel internacional, en Zunco Accesorios ya se está planeando incursionar en nuevos productos con otros materiales no tradicionales que, al combinarse con el zuncho y el diseño, sirvan como accesorios para las mujeres o la decoración del hogar.
Colombia es un país de pocos inventos y muchas dificultades para obtener una patente
imagen
Tomado de El Tiempo 21-02-09
El año pasado se concedieron 155 patentes, de las cuales 127 son de personas que no viven en el país, es decir, multinacionales que quieren proteger sus productos.
A sus 80 años, Honorio Vargas se jacta de haber inventado más de 60 productos diferentes, como alimentos cristalizados, petrificados y pulverizados. Pero sobre ellos, además de su conocimiento, en la práctica no tiene ningún derecho.
No ha solicitado patente para ninguno y por eso dice con amargura que otros se han apropiado de sus creaciones.
Algunos inventores colombianos, como Vargas, dicen que las patentes se las dan únicamente a las grandes empresas y que se consiguen con trámites costosos y engorrosos.
Tal vez, por eso, en el país el número de productos patentados al año rara vez supera los 300, mientras en países de la región como Brasil y México se otorgan en promedio 7 mil y 5 mil patentes anuales, respectivamente.
Lo preocupante es que esas cifras miden la capacidad científica de una nación.
Y Colombia, en ese sentido, no sale bien librada. De acuerdo con la Red de Indicadores de Ciencia y Tecnología, de la que hacen parte América Latina, España y Portugal, el país se encuentra por debajo de Perú, Chile y Argentina.
Según datos de la Superintendencia de Industria y Comercio, única entidad autorizada para tramitar patentes en el país, el año pasado (hasta el 31 de octubre) se concedieron 155 patentes, de las cuales 127 corresponden a personas no residentes.
Es decir, obedecen a multinacionales que buscan proteger sus productos en Colombia.
Y, a través del Tratado de Cooperación en Materia de Patentes (PCT), integrado por 138 países, se obtuvieron 179, pero solo una pertenece a un residente colombiano.

No saben cómo proteger
Las razones para esos indicadores tan bajos son variadas: van desde la escasa producción científica hasta el desconocimiento del sistema nacional de producción intelectual por parte de los creadores.
Y, de alguna forma, se debe también a la falta de cultura en ese sentido. Para demostrar la propiedad sobre sus inventos, Vargas anda con un maletín negro lleno de recortes de periódicos que han publicado sus novedades. Pero eso no es garantía de nada.
"En las regiones, la gente cree que al registrar sus inventos en las notarías quedan protegidos", señala Jorge Lucio, investigador del Observatorio Colombiano de Ciencia y Tecnología, para hacer énfasis en la falta de conocimiento sobre el proceso.
Y la falla es atribuible al propio sistema. Por un lado se hace poca divulgación de la necesidad de patentar y de la forma como debe hacerse, y por otro, no hay facilidades para los inventores que están fuera de Bogotá.
Una fuente del Banco de Patentes de la Superintendencia acepta que "en este momento no hay muchas personas que sepan guiar a la gente para sacar las patentes", al tiempo que reivindica el trabajo que viene haciendo la entidad en capacitación de orientadores regionales para acompañar a los inventores durante el trámite. Además, dice, "próximamente se realizarán pruebas para hacer solicitudes de patentes en línea".

Un proceso difícil
Pero mientras llega ese momento, los creadores de nuevos productos deben enfrentarse solitarios al procedimiento, pagar la asesoría de abogados especializados, o esperar a ganarse un concurso que los premie con la patente.
Es el caso de Alejandro Castro, ganador del premio Ramiro Castro al inventor colombiano 2007 por una pintura que aprovecha los residuos de las curtiembres. A él la firma Brigard & Castro, que organiza el concurso, lo está guiando para obtener su patente.

Si no hubiera sido así, Alejandro no habría pensado siquiera en hacer el trámite. La razón: falta de recursos.
540.000 pesos cuesta en Colombia la solicitud de una patente de invención y la de un modelo de utilidad vale 317.000.
"Yo habría empezado a comercializar la pintura", dice, aunque reconoce el riesgo de haberlo hecho porque "ya han aparecido interesados en quedarse con la propiedad del invento".
Y probablemente habría llegado a sus 80 años lamentando, como Vargas, haber cedido por desconocimiento la propiedad de sus productos.
El proceso puede durar hasta 4 años

¿Qué es una patente?
Es un título de propiedad que otorga el Gobierno y le da al titular el monopolio sobre su creación.

¿Qué derechos da una patente?
El titular puede decidir quién utiliza y quién no su invención durante el período en el que está protegida.

¿Qué obligaciones da?
El inventor debe revelar en detalle la manera de producir y utilizar su creación. Y debe pagar una anualidad para mantener el derecho sobre su patente.

¿De cuánto es la anualidad?
Entre 280 y 872 mil pesos.

¿Cuánto dura una patente?
20 años, si se trata de una patente de invención, aquella que protege un producto o procedimiento nuevo; y 10 años si es sobre un modelo de utilidad, que se da a las modificaciones que se hagan sobre artefactos o procedimientos ya inventados.

¿Qué se necesita para patentar?
Que el invento tenga novedad, altura inventiva (que no sea obvio para alguien con conocimientos sobre el tema) y aplicabilidad industrial.

¿Qué se puede patentar?
Procedimientos, métodos de fabricación, máquinas, y productos. Herramientas, instrumentos, mecanismos, dispositivos o parte de los mismos.

¿Cuánto dura el proceso para obtener una patente?
Entre 3 y 4 años.

¿Cuánto cuesta una patente?
La solicitud de patente de invención cuesta 540 mil. Y la de modelo de utilidad, 317 mil. Hay que agregarle 452 mil del examen de patentabilidad. Hay descuentos del 75 por ciento para estudiantes, universidades y microempresas.

Cómo se tramita una patente
Para realizar una solicitud de patente, el inventor debe mantener la confidencialidad de su invento y estar seguro de que los resultados de su invención no han sido publicados previamente en ningún medio. Revisar una búsqueda de anterioridades para confirmar la novedad de su producto y finalmente redactar una descripción clara y completa de su creación, de forma que cualquier técnico en la materia pueda ponerla en práctica con los datos aportados. De esto último depende en buena medida el éxito o fracaso de la patente, señala el abogado Carlos Palacio, de la firma especializada en propiedad intelectual Brigard & Castro.
Para presentar la solicitud es necesario llenar un formulario con los datos del solicitante, y adjuntar un documento técnico en el que se especifica de qué se trata la invención. Pasados dos meses, la Superintendencia publica la solicitud a la espera de oposiciones de parte de terceros. Seis meses después se solicita un examen de patentabilidad, para evaluar si realmente es viable la patente. Esto puede tardar hasta 18 meses, después de los cuales el invento pasa a manos de los 30 examinadores nacionales encargados de definir si se concede o se niega la patente.
Durante el proceso, la Superintendencia puede pedir a los solicitantes datos sobre algún asunto particular de la invención.
Ingenieros de la Universidad Pontifica Bolivariana crean un submarino
Tomado de El Tiempo 07-02-09
Luego de trabajar por más de 14 años en proyectos de vehículos no tripulados sumergibles, Luis Benigno Gutiérrez y su equipo de trabajo ya tienen casi listo el primer submarino fabricado en Medellín.
Este proyecto, realizado con la colaboración de Colciencias, la Armada Nacional y la Universidad Pontificia Bolivariana, y ejecutado por profesores y estudiantes de la Facultad de Ingeniería de esta universidad, consiste en el desarrollo de un ROV (sigla en inglés de vehículo operado remotamente).
Se trata de un robot o aparato, de 60 kilos de peso, capaz de moverse sin tripulante en el agua. Porta una cámara que permite tomar imágenes para labores de inspección o estudios de recursos naturales del mar.
"En este momento el aparato tiene su parte mecánica y electrónica completamente terminada. Falta realizarle pruebas al software que se le instaló y quedaría listo. Restaría entrar en una fase de aplicación y prueba que se realizará en sitios como El Peñol y Cartagena", dice Gutiérrez.
Cuenta además con motores que le permiten desplazarse en el agua a una profundidad hasta de 100 metros. Tiene una estación de control en la superficie que consta de un computador para ver las imágenes su cámara transmite y un control remoto por medio del cual la persona envía ordenes al submarino.
El proyecto tuvo un valor de 556 millones de pesos. Gutiérrez dice que vale la pena, pues "aplicamos conocimiento a soluciones de problemas de nuestro país. Tratamos de que esas tecnologías no siempre tengan que ser importadas sino que nosotros podamos hacerlas".
Luego de finalizado el submarino, el Grupo de Investigación en Automática y Diseño continuará con la creación de máquinas no tripuladas en tierra, agua y aire.

Casi quince años de trabajo del grupo.
Este grupo de investigación en automática y diseño creó en 1994 un primer prototipo rudimentario que no tenía ninguna aplicación específica.
Luego, entre 1998 y 2000, fabricaron un segundo aparato de 200 kilos. Éste, debido a su peso, era difícil de manejar.

Premian a colombiano por pato de juguete que ayuda a rehabilitar a niños con daño cerebral
imagen
Iván Mauricio Ortiz ganó 5 mil euros y presentará su idea en un salón de diseño en París
Tomado de El Tiempo. 29-01-09

Iván Mauricio Ortiz obtuvo el premio Trophée UpDesign 2008, entre 150 escuelas de diseño del mundo.
Su propuesta, llamada MuMa (primeras sílabas de Muñeca y Mano), un pato que ayuda a pequeños de 4 a 7 años a mejorar su capacidad de agarre, surgió de una investigación con los niños del Instituto de Rehabilitación Roosevelt. Con su creación, superó las propuestas 280 estudiantes, entre ellos de Francia, Argentina y China.
Ortiz es estudiante de Diseño Industrial y de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Los Andes y se fue a Francia con un convenio universitario. Hizo sus prácticas de Mecánica en Airbus y consiguió trabajo en una empresa de diseño, pero luego tuvo la posibilidad de presentar su prototipo a la convocatoria que hacía una entidad privada de salud enfocada en niños de 0 a 12 años.
El juguete, que también puede ser una foca o un perro, funciona cuando el niño pone su mano y lo empuja hacia adelante para que el animal tome la comida en la boca y de esa forma hace ejercicios de extensión.
"La boca del animal tiene un imán que ayuda a retener la comida en la boca, mientras que la mano, por acción de un resorte calibrado en el cuello del animal, devuelve el movimiento hacia arriba favoreciendo y ayudando la extensión de muñeca", explica el estudiante en el documento entregado a los jurados.
Pero también les facilita movimientos "de desviación radial y capital" porque los niños deben hacer que el muñeco gire la cabeza a los lados para que el animal ponga la comida en un plato.
"Además, mediante la teoría del juego y la percepción del color se ayuda a la rehabilitación", explica el joven, quien continúa en Francia, pero volverá al país en unos meses para terminar los trámites de la obtención de su título y posteriormente realizará una especialización que combine los aprendizajes que ha tenido con este proyecto.
Estudiantes, de Eafit y otros centros educativos, crean aparatos médicos prácticos y económicos
imagen
Este equipo nacional valdría 4 millones de pesos. Los importados cuestan 27 millones.

Tomado de El Tiempo. 25-01-09
Necesidades que enfrentan los médicos a diario y que se resuelven con altas inversiones de equipos comprados en el exterior son las razones para que le apuesten a generar soluciones propias.
Las carreras de Ingeniería de Diseño o de Ingeniería Mecánica y Mecatrónica se están convirtiendo en los espacios perfectos para desarrollar ideas que se adapten a la realidad económica del país.

Un reanimador automático
El estado físico de paramédicos o enfermeras al reanimar de forma manual a un paciente con paro respiratorio es determinante.
Son 100 compresiones por minuto y no siempre se dan con la velocidad o la fuerza adecuadas.
En eso pensaron cuatro estudiantes de Eafit que diseñaron un reanimador cardiopulmonar automático. Johana Milena Hoyos, Jorge Andrés Restrepo, Cristian Gallego y Juan Camilo Jaimes están seguros que pueden aportar desde la Ingeniería de Diseño.
"Mientras el dispositivo hace el masaje de forma automática, el auxiliar o el enfermero puede quedar libre, ya sea para inyectar alguna droga o atender a más pacientes", asegura Hoyos.
Este tipo de reanimadores no son nuevos pero sí muy costosos: 9 mil euros (27 millones de pesos).
Según la estudiante de 21 años, su estudio de mercado les dice que ellos pueden desarrollarlo en 4 millones de pesos.

Incubadora hecha en el país
La unión de estudiantes e investigadores de Ingeniería de Diseño de Eafit, alumnos de la Pontifica Bolivariana, empresarios y el Centro Tecnológico de Antioquia podría generar una solución para que hospitales de bajos recursos atiendan a prematuros.
Diseñaron una incubadora abierta que integra la fototerapia y el calor radiante.
"Normalmente las empresas farmacéuticas ofrecen los equipos en comodato a cambio de que les compren un volumen de medicamentos alto, pero centros hospitalarios de estrato 1 y 2 no tienen cómo hacer esas compras", explica el profesor Santiago Correa, coordinador del equipo. Junto a él trabajaron los investigadores José F. Martínez, Sara Correal y Alejandra Calle, y los estudiantes María Fernanda Suescún, Santiago Gómez y Santiago Ruíz.
Una incubadora abierta puede costar hasta 20 millones de pesos pero el prototipo de estos investigadores podría valer entre 4 y 5 millones.
La incubadora abierta ya es un modelo funcional, pero falta que la Food and Drug Administration (FDA) de E.U. les haga una convalidación clínica para usarla.

Neveras para vacunas
En la realidad médica del país, la mayoría de las vacunas que deben llegar a a zonas rurales o lugares poco accesibles son transportadas en neveras de icopor, perjudicando su conservación.
La solución vale hasta 400 dólares (casi 900 mil pesos) en el exterior, pero con ese costo muchos piensan que o se compran las medicinas o se paga el traslado de los médicos o se compran neveras que conserven mejor la cadena de frío. Nunca todas a la vez.
Pero cuatro muchachos de apenas 23 años tienen una idea que costaría apenas 250 mil pesos. Para una clase de la universidad, Andrea Medina, Carolina Álvarez, Carolina Arbeláez, Manuela Tobón y Catalina Gómez desarrollaron 'Vitro', una nevera criolla para transportar vacunas que conserva la temperatura interior.
"A diferencia de los termos que se usan en la mayoría de los centros de salud de Medellín, el nuestro tiene mayor capacidad de almacenamiento en relación con su tamaño, la vida fría es más larga por el diseño y los componentes internos. Tiene un termómetro que informa la temperatura y lo podemos hacer aquí", dice Catalina Gómez, estudiante de octavo semestre.
La nevera, en forma de termo, tiene contenedores de acero inoxidable, además de espacios de fibra de vidrio que permiten que fluya el frío.

Camilla de rescates
Una camilla que puede subir y bajar por la misma escalera que usan los bomberos para rescatar pacientes de edificios en llamas, fue lo que propusieron Sergio Acevedo, Esteban Maya y Oscar Durán, de octavo semestre de Ingeniería de Diseño de Eafit.
"Es una camilla con chasis y seis poleas que se monta como si fuera un riel sobre la escalera de los bomberos y por ahí mismo bajan el paciente, haciendo que el rescate pueda ser en menor tiempo", explica Maya.
Los bomberos de Medellín, con quienes hicieron la investigación, les manifestaron que una de las dificultades que enfrentan a la hora de un rescate es transportar a las víctimas.
Usualmente, deben bajar a los heridos por las escaleras internas de los edificios en llamas y se enfrentan al peso de las personas que cargan o a la curvatura y estrechez de las escalas.
La camilla se hace con un proceso llamado rotomoldeo y, según los estudiantes, sirve también para rescates acuáticos y aéreos. En el agua, gracias al material parecido al de los kayak, la camilla puede flotar, y en el aire simplemente le añaden cuerdas.
Este semestre, los estudiantes piensan agregarle unos frenos especiales que hagan mucho más segura la camilla y avanzarán en conversaciones con una empresa para fabricar las camillas.
Gladis, Lucero, Nilvia y Diana, 4 empresarias modelo, revelaron las claves de un negocio pequeño
Tomado de Portafolio. 25-01-09

Lo hicieron en Cali, durante el Simposio de Microfinanzas que terminó el viernes, donde se destacaron como ejemplos vivientes de lo que un pequeño préstamo puede hacer por una persona emprendedora.
A pesar de no haber pisado una facultad de administración y de vivir en una de las zonas más pobres de la capital vallecaucana, Gladis, Diana, Lucero y Nilvia podrían darles cátedra a muchos de los jóvenes que hoy acuden a la universidad para aprender a manejar empresas.
Estas cuatro mujeres, que comparten su condición de madres y la necesidad de trabajar desde sus casas para poder cuidar de sus hijos, estuvieron presentes en el Simposio de Microfinanzas que se desarrolló en Cali entre el jueves y el viernes.
Ante sesudos economistas y expertos en finanzas, ellas revelaron cómo pudieron pasar de una simple idea a consolidar un negocio exitoso.
Las cuatro coinciden en que la clave de sus pequeños negocios es llevar una contabilidad que les permita separar el dinero de sus microempresas del que necesitan para mantener sus hogares.

A marcar la diferencia.
Esa manera de organizarse les ha permitido a Gladis, Diana, Lucero y Nilvia ganar lo suficiente para vivir, tomar vacaciones una vez al año y mantener sus hijos.
Ninguna ha estado exenta de competencia -en especial Lucero, con su negocio de lavadoras- y todas están conscientes de las dificultades que se vienen por la desaceleración económica, pero su consejo para épocas como esta es "marcar la diferencia".
"A mis clientes les doy trato personalizado: les instalo directamente la lavadora (alquilada) y cuando la cosa está muy difícil les encimo el detergente", cuenta Lucero.
Nilvia marca la diferencia con maletines a la medida. "Si la persona no los encuentra en el comercio, yo se los hago del color, el tamaño y los bolsillos que quieran", cuenta.
Estas son las historias de cuatro empresarias modelo.

De la venta de arte a la enseñanza.
Lo que impulsó a Gladis Henao Pérez a convertirse en empresaria, y más específicamente en instructora de arte country, fue la separación de su esposo, con quien tuvo tres hijos, hoy de 20, 16 y 14 años.
Primero se desempeñó como madre comunitaria, pero como eso no le generaba ingresos suficientes decidió sacarle jugo a una habilidad que tenía desde pequeña: pintar. Comenzó fabricando artesanías que les vendía a vecinas, amigas y madres de varios colegios que visitaba.
Luego se dio cuenta de que además de vender también podía enseñar, y entonces desarrolló su negocio actual, que hoy emplea a tres personas.
Para crecer requirió no solamente de un microcrédito, sino también de capacitación, pues antes "mezclaba todo el dinero y sentía que no me alcanzaba".

La maquila de Nilvia
Cuando su hijo tenía 4 años y ella trabajaba en una fábrica de maletines, Nilvia Cardona se puso a pensar que a medida que él crecía la iba a necesitar más cerca, pues "a un chiquito lo cuida cualquiera, pero a un adolescente nadie se le mide, y es cuando más hay que vigilarlo".
Con eso en mente, llamó a su jefe para decirle que renunciaba, pero que si quería ella podía fabricar los maletines desde su casa. Lo mismo le dijo a un antiguo empleador y los dos, al ver su determinación, decidieron apoyarla.
"En ese momento -hace 10 años- tenía solo una máquina de coser familiar y pasaba las noches en vela para cumplir con los pedidos", cuenta.
Con su primer microcrédito, de 300 mil pesos, compró telas. Así fue avanzando hasta lograr construir la empresa Formas y Algo Más, que emplea a dos personas, tiene cuatro máquinas de coser industriales, "buenas tijeras y un metro muy bonito".

Le prestaron para decir 'sí hay'
La motivación de Diana Ortiz para montar una tienda dentro de su casa fue ayudarle a su esposo con los gastos, pues no les estaba alcanzado el dinero para mantener a sus dos hijas, que hoy tienen 8 y 13 años.
"Comenzamos con muy poquito porque no nos queríamos endeudar, pero la gente nos pedía cosas que no teníamos. Cuando nos cansamos de decir 'no hay', pedimos el préstamo", dice Diana.
Comenzó con 500 mil pesos, que utilizó para surtir la tienda. Tan pronto terminó de pagarlos -el plazo fue seis meses, con abonos semanales- se metió en otro préstamo y así sucesivamente, hasta dotar su local tanto de abarrotes como de papelería y útiles, elementos que requieren sus vecinos con frecuencia.

La maestra de las lavadoras
Lucero Benavides logró estudiar educación preescolar con mucho esfuerzo, pero cuando finalmente pudo graduarse y conseguir un empleo se encontró con un salario demasiado bajo y unos elevados gastos en transporte, pues vive en el barrio Calimio Decepaz, en el apartado distrito de Aguablanca.
Acostumbrada a trabajar desde que era pequeña, no se cruzó de brazos y empezó a buscar su propio negocio. La idea le llegó un día en que le prestó la lavadora a su vecina: lo suyo sería alquilar lavadoras a domicilio. Vendió la que tenía en su casa para poder comprarse dos con mayor capacidad, así como un triciclo para transportarlas, mando imprimir unas tarjetas de presentación y comenzó a promocionar su empresa.
La acogida fue tan buena que tuvo que recurrir a un microcrédito para comprar más máquinas. Alcanzó a tener 25 y dos triciclos, pero no todo era perfecto.
"Yo no tenía sueldo, la plata se me iba de las manos pagando servicios, a los muchachos que manejan los triciclos y las cosas de la casa", recuerda. En medio de ese desorden financiero, decidió formarse en contabilidad, uno de los requisitos impuestos por la Asociación Semilla de Mostaza para concederle un nuevo préstamo.
Ahora no solamente tiene separado su sueldo, sino que incluso paga bodegaje por las lavadoras, que guarda en uno de los cuartos de su casa.
Inventan gafas ajustables para que los pobres puedan ver mejor, según su diseñador
Esta innovación puede ser de enorme utilidad para los países donde escasean los optometrista, por ejemplo en África subsahariana donde la proporción es de uno por un millón.
Treinta mil pares de estas gafas ya han sido distribuidas en quince países, pero el inventor - un profesor jubilado de Física de la Universidad de Oxford llamado Josh Silver- tiene planes mucho más ambiciosos: el próximo año quiere probarlas a gran escala en la India, donde su equipo pretende distribuir hasta un millón, según informó el diario 'The Guardian'.

Así funcionan
El diseño de estas gafas se basa en el principio de que cuanto más gruesa es una lente, más potencia correctora tiene.
Las gafas llevan dos tubitos circulares llenos de fluido, cada uno de los cuales está conectado a una pequeña jeringa fijada a una patilla.
La persona que necesita corregir su visión ajusta el dial de la jeringa para agregar o disminuir la cantidad de líquido en la membrana, modificando así la potencia de la lente.
Una vez que la persona se siente cómoda con la potencia de la lente, solo tiene que cerrar la membrana con un tornillito para que no escape líquido, y retirar las jeringas.
El principio es tan sencillo que cualquiera puede entenderlo fácilmente, señala el inventor.

Los beneficios
Las consecuencias positivas de suministrar ese tipo de gafas a los habitantes de los países en desarrollo son enormes: disminuirá fuertemente el analfabetismo, los pescadores podrán remendar más fácilmente sus redes y las mujeres miopes podrán también tejer sin problemas.
Hay personas en esos países que no pueden seguir trabajando más allá de los treinta y pocos años porque han perdido casi la vista, según explica Silver, gente que podrá, sin embargo, seguir haciéndolo muchos años más gracias a su invento.
Para el proyecto indio, Silver ha unido sus fuerzas con Mehmood Khan, un empresario cuya familia gestiona un programa humanitario en 500 aldeas en el Estado norteño de Haryana. "Para mí, un millón de pares de gafas al año no es prácticamente nada. Cada uno de los distritos en que trabajamos tiene medio millón de personas (que necesitarían gafas)", explica Khan.
El empresario quiere convencer a los gobiernos y a las propias Naciones Unidas de la importancia de financiar ese proyecto, que tiene otras ventajas, según dice, porque cuando los pobres se independizan económicamente, se convierten en clientes potenciales.
Además de los retos que representa la fabricación y distribución de las gafas, Silver tiene un problema acuciante que resolver: el modelo actual es más bien un mazacote, según queja generalizada, pero ya se está trabajando en otros diseños más ligeros.
También habrá que reducir los costos de producción, pues de momento no es posible fabricarlo de modo que cueste solo un dólar en volúmenes de cien millones, aunque el inventor está convencido de que se conseguirá.
A propuesta de Silver, la Universidad de Oxford ha aceptado albergar un llamado Centro para la Visión en el Mundo en Desarrollo, que empezará a trabajar próximamente en un proyecto financiado por el Banco Mundial con científicos de E.U., China, Hong Kong y Suráfrica.

Tomado del eltiempo.com. 23-12-2008
Médico colombiano inventó cirugía para bajar de peso
imagen
El cirujano y gastroenterólogo Carlos Elías Sales Puccini creó una técnica por la cual personas que padecen de sobrepeso y obesidad pueden reducirlo. La cirugía es llamada Surset o hilos gástricos, consiste en expandir el estomago y coser dependiendo de los kilos que se quieran bajar.
La cirugía es ambulatoria, se realiza por cicatrices de medio centímetro, y tiene una duración de 30 minutos aproximadamente, su control se realiza por medio de endoscopia.
“El Surset o hilos gástricos permiten que el paciente pueda fácilmente revertir su cirugía, como también permanecer con ella el tiempo que lo desee o modificarla según sus necesidades. No se requiere el uso de grapas, no existen cortes, ni resecciones de intestino y los riesgos asociados a estos procedimientos son nulos hablando de sangrado, traumas e infecciones entre otros” explicó el doctor Puccini.
El comité científico de la Sociedad Colombiana de Cirugía escogió 100 pacientes para hacer un seguimiento durante un año y así determinar si la intervención tenía complicaciones o contraindicaciones después de la cirugía.
“Entre agosto de 2006 y agosto de 2007 se operaron 100 pacientes: 56 mujeres y 44 hombres, con edades entre los 15 y 64 años, el tiempo de estancia hospitalaria fue inferior a las 12 horas, en todos los casos no se presentaron sucesos de mortalidad, ni complicaciones que lamentar. Esta pequeña muestra fue tomada de numerosas personas que ya se sometieron a este procedimiento y que hoy gozan de un buen desempeño y desarrollo de sus actividades cotidianas” agregó.
Esta cirugía puede realizarse en pacientes menores de edad y personas que no sufran de obesidad sino sólo de sobrepeso.
Desde hace dos años se practica esta cirugía en Colombia, cerca de 1.500 personas se han operado, 700 de ellas son extranjeros que vienen desde Aruba, Curacao, Venezuela, Estados Unidos, Costa Rica, Panamá y Canadá.
*Elespectador.com
'Cartitanic', un ferry rudimentario que un 'cachaco' se inventó para navegar caños de Cartagena
imagen
El 'Cartitanic' empezó como una canoa en 1997 y desde ese entonces se cobran 200 pesos por el viaje.

TOMADO DE EL TIEMPO 23-10-08
El vehículo, creado por José Luis Cerrato, de 53 años y nacido en Garzón (Huila), le permite a los habitantes de un sector popular cruzar en 30 segundos un trayecto en el que tardaban 30 minutos.
Cada día, el 'Cartitanic' hace entre 40 y 50 viajes, entre las 6 de la mañana y las 8 de la noche a través del caño Calicanto, que separa los barrios Paraíso y Villa Estrella, en la zona suroriental de Cartagena. El pasaje cuesta 200 pesos.
"Los habitantes de ambos lados tenían que salir siempre acompañados, en grupo, pues los atracos y el vandalismo eran cosa de todos los días", recuerda Cerrato.
Por esa época, el 'Cachaco', como lo llaman en el sector, vendía galletas en los barrios cercanos y se le dificultaba el paso de un lado a otro, así que por pura necesidad de su negocio casero se vio en la obligación de idearse una forma rápida de cruzar el caño.
Primero, en agosto de 1997, fabricó una pequeña balsa que empujaba con unos remos rústicos hechos de ramas gruesas de mangle. Como todo el mundo quería utilizarla se vio en la necesidad de cobrar 200 pesos por persona por cada cruce, lo mismo que cobra en la actualidad.
Los estudiantes y las mujeres embarazadas sólo pagaban cien pesos de ida y vuelta, concesión que sigue vigente.
"Aquí la gente es muy pobre", dice Cerrato para justificar la congelación del costo del pasaje durante once años. A los pocos meses construyó otras barcas, más grandes, impulsadas por el sistema de poleas, llamadas popularmente 'carruchas'. La tercera y actual embarcación la construyó para reforzar la estructura, teniendo en cuenta que en época de invierno las aguas corren con mucha más fuerza.
Aunque al principio no tuvo nombre alguno, el auge de la película 'Titanic' y el amor por la ciudad hizo que Cerrato pensara en bautizar su embarcación 'Cartitanic'.
"El ferry ha sido la salvación, pues nos ahorra una caminata grande y permite que uno trabaje con más ganas", explicó Alfredo Alcázar, 'el Pisi', vendedor de frutas y verduras, quien cruza con su carretilla por lo menos cuatro veces al día.
Poco a poco, de igual forma, el 'Cartitanic' se ha ido modernizando.
Además de un radio portátil en el que sintoniza emisoras populares, ya Cerrato compró un televisor de 18 pulgadas para que sus viajeros puedan ver las novelas y los noticieros.
Gracias a su labor a favor de la comunidad, Cerrato también ha sido 'premiado' por la delincuencia, en una de las zonas más peligrosas de la ciudad, pues jamás ha sido atracado ni ha discutido con ningún habitante del sector.
"A veces me dicen que no tienen plata para pagar y tengo que aceptarlo, pues ellos, en cierta medida, me han dado todo lo que tengo", advierte y cuenta que sus dos hijos están en la universidad y con su dedo índice muestra la parcela que adquirió a unos metros de su zona de trabajo, abundante en cocoteros y árboles frutales.
"Al 'Cartitanic' le debo mi vida", dice el 'Cachaco'.
UN JUBILADO COLOMBIANO FABRICA ATAÚDES DE CARTÓN RECICLADO (Desde el 2003)
Raúl Durán tuvo que hacer muchas pruebas antes de diseñar su modelo definitivo de féretros de cartón. Después de superar varios tests de peso y de demostrar que su invento podía soportar hasta a un cuerpo de 130 kilos, este jubilado colombiano se dedicó a construir ataúdes de este material reciclado.
Durán intenta ahora exportar el novedoso producto mortuorio a Estados Unidos y México. Su país de origen, Colombia, cuenta con casi cuatro décadas de conflicto interno y desgraciadamente la muerte se ha convertido en algo demasiado cotidiano.
"Se me ocurrió hacer un ataúd de cartón porque siempre me ha parecido que los entierros son muy caros. Se han vuelto como los 15 años de las hijas: el que mejor punto ponga y el que más gaste es el más respetado", dijo con cierto sarcasmo Durán, a quien la idea le surgió sin saber nada del "mundo de los muertos".
Aunque este tipo de ataúdes de cartón se han desarrollado en Inglaterra y hay informes de su existencia desde 1994, es la primera vez que se fabrica en Colombia.
Pese a que en esta nación de más de 40 millones de habitantes -el 60 por ciento de los cuales son pobres- aparecen muertos por doquier -más de 3.500 al año debido al conflicto bélico- Durán confesó que ha sido duro luchar para impulsar la idea de hacer un "entierro ecológico", como él lo llama.
Sus ataúdes, con instrucciones de ensamblaje en tres minutos, se hacen con tres capas de cartón en la base y dos en los lados, pegadas con goma de maíz y pintados con tinta marrón a base de agua.
En su interior, están forrados con encaje blanco y sobre la tapa tienen un cristal que imita los féretros clásicos.
Este hombre jubilado de la Empresa Estatal Colombiana de Petróleos reconoce que sólo ha vendido 100 cápsulas (féretros sin pintura, pero con encaje) y 50 ataúdes, pero los expertos del mercado funerario aceptan que ése es el futuro del descanso eterno.
Ir al más allá con estilo
En las trémulas arenas del desierto, los faraones eran enterrados con opulencia para llegar al más allá con grandeza, una idea que cada cultura ha dotado con sus propias fantasías.
Desde el Taj Majal o el Mausoleo de Halicarnaso y pasando por El Escorial, el ataúd, que data del año 1500 antes de Cristo, ha sido vital a la hora de morir.
Durán, basándose en su fúnebre experiencia, afirmó: "Muchas veces la gente no tiene cómo comprarle la droga (medicamento) a un enfermo, pero para el entierro sí sacan dinero de donde sea. La gente piensa que al muerto hay que darle lo más costoso porque no lo va a volver a ver y por eso hace unos gastos inoficiosos".
Para completar el ramillete de opciones, con cientos de páginas en Internet que ofrecen servicios funerarios, la nueva modalidad del cartón es de lejos la que menos pesa en las manos y en el bolsillo, lo que podría ser la clave para que una persona, en tiempos de recesión, sonría después de muerta al ver desde el más allá cómo su funeral consigue un recorte de costes.
El esfuerzo de pagar entre 200 y 900 dólares por un ataúd de madera, según sus accesorios, no compensa de ninguna forma la fatiga de cargar los 40 u 80 kilos que pesa, sin incluir al ser querido.
Pero los 25 ó 40 dólares de un ataúd de cartón sí reflejan su peso, entre 10 ó 13 kilos.
Aún así, por más kilos y mucho menos dinero, los colombianos, en especial aquellos que pasan penurias para sobrevivir, son celosos con sus muertos y dicen desear que sus seres amados lleguen al más allá con estilo, según la moda funeraria "de la alta costura".
Tomado de: http://www.terra.es/actualidad/articulo/html/act52752.htm (16-02-2003)
Fabrican ataúd ecológico para descansar en paz con el medioambiente
Tomado de El Tiempo. Octubre 08 de 2008
El féretro está fabricado con cartón de desecho y de este modo permite salvarle la vida a un árbol al tiempo de darle al fallecido una sepultura en armonía con el ecosistema.
"¿Tiene algún sentido talar un árbol para hacer un ataúd en el siglo XXI?", se pregunta Mauricio Kalinov, inventor del 'Restbox', fabricado en la localidad bonaerense de Luján a partir de cartón que compra a recolectores informales de desechos, conocidos en Argentina como 'cartoneros'.
El invento no es nuevo: Kalinov lo ideó en 1992, cuando residía en Madrid, pero el cajón ecológico causó furor en una exposición para el sector de servicios fúnebres que se realizó recientemente en Buenos Aires.
Esta inusitada fama le abre esperanzas de captar un 25 por ciento del mercado de venta de ataúdes en Argentina y de aquí a dos años posicionarse también en Suramérica.
Sus clientes potenciales son los consumidores de bajos recursos -cuesta unos 60 dólares frente a los 160 dólares que como mínimo sale un ataúd convencional- y los que tienen conciencia ecológica.
De momento, el 'Restbox' tiene como principal nicho de venta a organismos internacionales y gobiernos sacudidos por catástrofes, como atentados o terremotos, con el Golfo de México -siempre azotado por huracanes y tormentas mortales- como primer destino de exportación.
"Se entregan en plano para poder tener almacenados unos 10.000 o 20.000 de ellos y ser montados en el destino de una catástrofe, porque es mucho más barato llevar el ataúd al muerto que el muerto al ataúd", dijo a Efe Kalinov, quien residió durante veinte años en Madrid hasta su regreso a Argentina, en 2006.
El ataúd se envía a la manera de las cajas para armar o los muebles para ensamblar que se consiguen en cualquier supermercado y no requiere de conocimientos técnicos o herramientas específicas para su montaje.
El empresario ha donado ataúdes a la Cruz Roja para dar sepultura a fallecidos en el atentado del 11-S en Nueva York y del tsunami en el sureste de Asia en 2004.
El 'Restbox' está totalmente hecho con cartón reciclado, es resistente al agua, pesa doce kilos pero es capaz de soportar un cuerpo de hasta 225 kilos, y externamente tiene el aspecto de un cajón convencional, con acabado que puede simular roble o caoba, y hasta hay un modelo para mascotas.
Este invento también permite una 'cremación ecológica', ya que al no tener ceras como los ataúdes de madera no emite toxinas en la incineración y sus cenizas son biodegradables.
"El cliente del siglo XXI ha cambiado. Cuando un funerario le da la alternativa de un servicio ecológico, pues el consumidor opta por ello. Entiende que la muerte tiene que pasar de la manera más amigablemente posible con el medioambiente", asegura Kalinov, que además exporta a Europa cortes de alta calidad de carnes de bovinos engordados con pastos naturales.
El empresario, que dice tener conciencia medioambiental "de toda la vida", precisa que para hacer un ataúd convencional se necesita talar un árbol, mientras que del cartón que se fabrica a partir de la tala de un árbol se pueden hacer cien cajones ecológicos.
Cada "Restbox" requiere como materia prima 18 kilos de cartón de desecho que Kalinov compra a los "cartoneros" en una "acción social de círculo virtuoso, donde ellos puedan tener una rentabilidad a partir de la ecología" y "todas las partes ganan sin cortar árboles para hacer ataúdes".
En el mundo existen otros ataúdes que se promocionan como ecológicos, como el británico 'Ecopod' o el suizo 'Peacebox', pero éstos -asegura Kalinov- son más caros y están hechos de cartón salido directamente de fábricas papeleras, es decir, "no son ciento por ciento de cartón reciclado como el 'Restbox'.
imagen
Campesinos de Palmira dejaron de alimentar gallinas para criar mariposas
imagen
En los zoocriaderos se vive cada día la metamorfosis de las mariposas. Las pupas criadas en veredas de Palmira han 'volado' a Estados Unidos, Inglaterra, Alemania, Francia y otros.

Tomado de El Tiempo.
Una pareja caleña vinculó a indígenas y campesinos a zoocriaderos y las venden en el exterior. Ahora las compran hasta para matrimonios.
"La Opsiphanes tamarindi es difícil de criar porque sólo pone un huevo por mata, mientras la Caligo memnon puede poner entre 12 y 16", dice uno de los campesinos vinculados al proyecto.
Distinguen, por su nombre científico, las 41 variedades que crían y lo mismo ocurre a unas dos horas de allí, en el resguardo Río Bravo, donde los embera chamíes también están dedicados a sacar pupas de mariposas para exportar.
"Nos tocó aprender porque a la hora de facturar hay que poner el nombre científico para saber qué cantidad de cada especie estamos enviando", explica Víctor Germán Salazar, de 25 años, uno de los campesinos de El Arenillo.
Enelia Almendra y su esposo, Javier Ignacio Salazar, cuentan, mientras recogen los diminutos huevos pegados a las hojas de la ortiga, que tuvieron que capacitarse durante cinco meses para poder conocer el mágico mundo de las mariposas.
"Es un orgullo que nuestras mariposas, las que ayudamos a criar, las puedan apreciar en otras partes del mundo", dice Salazar.
El 5 por ciento de la producción de los zoocriaderos son liberadas al medio ambiente.
Los Wilches Restrepo de Cali fueron los de la idea de poner a volar las mariposas colombianas en Europa y Estados Unidos. Involucraron a 25 familias de las veredas de Hueco Frío, Iracales, Gualanday y El Arenillo, en Palmira, y a la Asociación Indígena Cristal Chamí, de Calima-El Darién, en su proyecto.
"Es una actividad ambientalmente sostenible, socialmente justa y económicamente rentable", dice Patricia Restrepo, gerente de Alas de Colombia. Su esposo, el pediatra José María Wilches, es quien se inspira para escribir las leyendas que acompañan cada mariposa y Vanessa, la hija de ambos, se encarga de los contactos internacionales.
Las pupas se van, de manera legal, para mariposarios de Estados Unidos, Inglaterra, Alemania, Francia, Italia, Austria y Suiza. Las más apetecidas son las nativas, como la azul celeste, con bordes de un azul intenso (Morfho macropthalmus), que se ve en el Bajo Calima, aunque también piden mucho una menos vistosa: la mariposa buho (Caligo memnon), que vuela de noche y asusta un poco.
Otro mercado que han conquistado es el de los coleccionistas internacionales. A sus manos van a parar las mariposas disecadas, aunque lo máximo que pagan son cinco dólares por especie.
En el mercado nacional ofrecen desde pupas, hasta 54 referencias de artículos elaborados a punta de alas.

Curioso biocomercio
En el mercado local, las mariposas, que son alimentadas a base de guayaba, naranja, piña, mango, papaya y mucha miel de abejas, empiezan a ser las 'invitadas' a grandes celebraciones.
En las bodas, por ejemplo, el arroz ya es cosa del pasado. Ahora, los novios liberan decenas de mariposas. Unas emprenden vuelo de inmediato, otras se pegan a los vestidos de los invitados, y unas más van a parar al pastel. Para los 15 años, la homenajeada deja escapar 15 mariposas. Y las pupas, con la fecha que indica el día en que se convertirá en mariposa, son las reinas en las fiestas infantiles. Esto les permite observar en sus casas el milagro de la vida.
Los campesinos de El Arenillo también hacen cuadros con alas de mariposas, tarjetas, separadores y hasta anillos y otros aderezos de plata.
Crean sistema para cambiar de rojo a verde los semáforos, con tecnología inalámbrica
imagen
Andrés Benavides, Diana Tobón y Luis Castrillón estudian ingeniería electrónica. Para desarrollar el dispositivo y hacerlo más pequeño, los jóvenes necesitan apoyo de la empresa privada.
Tomado de El Tiempo.09-08-08
Sus autores son tres estudiantes de ingeniería de la Universidad de Antioquia, en Medellín, quienes crearon los dispositivos.
Uno de ellos está ubicado en el vehículo de emergencia, que es el que da la orden y, el otro, en el controlador local, que la recibe y maneja los semáforos. El proyecto, consistente en alterar la secuencia normal de los semáforos ante vehículos como ambulancias, carros de bomberos o de policía, con el fin de que estos encuentren siempre la luz verde a lo largo de su recorrido.
La idea, concebida por Diana Tobón Vallejo, Andrés Benavides Arévalo y Luis Castrillón Osorio, futuros ingenieros electrónicos, fue probada con éxito, con el apoyo de autoridades de tránsito, en algunos cruces viales de Medellín.
El proyecto se suma a una serie de ideas de ese centro académico que pretenden establecer un vínculo más directo entre el sistema de salud y las creaciones de los ingenieros, según explicó el decano de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Antioquia, Elkin Libardo Ríos Ortiz.
Lo más rescatable de lo hecho por los futuros ingenieros "es ver cómo cada vez más la universidad prepara a estudiantes para que resuelvan problemas de la sociedad", de acuerdo con Ríos Ortiz.
Para Alexánder Leal Piedrahíta, docente asesor de tesis, lo más importante del proyecto es que saca al ingeniero de su campo y lo conduce a otro más humano: "Lo lleva a salvar vidas".
En el caso del dispositivo para los semáforos, se necesitan recursos que permitan reducir el tamaño del prototipo, pues el actual no es el adecuado para adaptarlo a los cruces, dado que cada espacio de semaforización presenta sus propias características.
El proyecto ambulancias-semáforos, que nació a finales de octubre de 2007 y finalizó en mayo de 2008, sólo espera el apoyo decidido de las instituciones para empezar a "salvar vidas". Además de este proyecto, la Universidad adelanta más innovaciones como una manilla que, gracias a un código de barras, permite leer la historia médica del paciente.
"Cada vez más la universidad prepara a estudiantes para que resuelvan problemas de la sociedad".
Ciegos podrán escuchar las fotos tomadas con celulares, gracias a trabajo de colombianos
imagen
Gérmán Ricaurte (izq.) y Lina Zapata (der.), dos de los creadores del MovilCrom
La creación de los estudiantes de la Universidad de Antioquia fue seleccionada entre 800 proyectos de América para competir en Taiwán.
El software, que reconoce colores y formas a través del sonido, llegará en agosto próximo a Taipei (Taiwán) para competir en el concurso Global Tic con iniciativas de todo el planeta.
El programa fue seleccionado entre más de 800 proyectos de América, que participaron en un evento convocado por Young American Bussiness Trust, por combinar con acierto la innovación y la responsabilidad social, pues está diseñado para facilitar la vida de las personas ciegas.
Se denomina MovilCrom y funciona mediante teléfonos celulares con cámara digital y soporte multimedia que le permiten al usuario percibir el mundo a través de sonidos. Para usarlo, basta con capturar una imagen y tener conectados los audífonos.
Una vez tomada la foto arranca un proceso de simplificación de imagen, "como cuando se le pide a un niño que dibuje lo que ve en un cuadro", explica Camilo Giraldo, encargado del desarrollo tecnológico de MovilCrom.
A continuación, el programa reconoce formas dentro de ese "dibujo" (círculos, líneas, cuadrados) y las codifica de acuerdo con los colores que tengan y la posición que ocupen dentro de la pantalla.
Entonces el sistema emite sonidos que le indican al invidente qué y de qué color es lo que tiene al frente. El sonido se oirá en el audífono izquierdo o derecho, según la ubicación del objeto.
Los colores serán identificados mediante notas musicales de instrumentos diferentes. Para eso, están desarrollando estudios de mercadeo que les ayuden a determinar estrategias de fácil asociación entre color y sonido y que, a su vez, hagan sencillo el uso del MovilCrom, señala el físico Germán Ricaurte, que hace parte del equipo interdisciplinario que desarrolla el software.
Como está planeado, el programa permitirá tres diferentes configuraciones según la preferencia del usuario: sonidos musicales, vibraciones o comandos de voz.
En cualquier caso, MovilCrom traerá un código nuevo que los invidentes tendrán que aprender. "Algo así como la clave morse. Cuando la entendemos, esos piticos se convierten en palabras", dice Giraldo. Con el software, los invidentes podrán realizar tareas como seleccionar el color de su ropa. "Sucede mucho que se ponen una media de un color y otra de otro", advierte Giraldo. Con MovilCrom ya no pasará más. Alrededor de 650 mil pesos costaría un teléfono con el software de MovilCrom integrado.
TOMADO DE EL TIEMPO-24-07-08
Huevo en polvo ganó premio Competencia, Talento e Innovación en las Américas, Tic.
TOMADO DE EL TIEMPO 18 DE JULIO DE 2008

Fue entregado durante la reciente Asamblea de la OEA en Medellín. Se produce en una la planta de Alsec Ltda. en La Estrella (Antioquia) y salió de la mente de seis jóvenes emprendedores.
El producto, que no es más que huevo deshidratado, compitió frente a 854 proyectos, provenientes de 42 países, y obtuvo el primer puesto en la categoría Nuevos Mercados.
El jurado consideró que "satisface una demanda nueva o que no había sido satisfecha con anterioridad".

Igual que el natural

El huevo en polvo tiene las mismos valores nutricionales que el natural, puesto que en su elaboración nunca se superan los 45°C, temperatura en la que se comienzan a degradar las vitaminas, proteínas y hasta el color de los alimentos.
Para lograr el polvo, primero se limpia su cáscara. Luego unas máquinas se encargan de abrirlo, homogeneizarlo y pasteurizarlo.
Finalmente se deshidrata, volviendo el líquido en gotas y haciéndolas pasar por un recinto de aire caliente para así sacarles toda el agua.
Treinta segundos después comienzan a aparecer las diminutas partículas de huevo seco.
Este producto, que fue el primero de un portafolio de 45 que tiene hoy Alsec, se encuentra disponible para el público en los grandes almacenes de cadena.
La vida útil de hasta 18 meses le dan al polvo un gran potencial de exportación. Por ahora se comercializa de manera informal en algunos países vecinos, pero Alsec ya emprendió la carrera para ganar terreno en Europa, Estados Unidos y el Caribe.
Crean detector sonoro de billetes para ciegos en Universidad del Bosque
imagen
"Cuando me dan vueltas en el bus, por ejemplo, debo confirmar con alguien ajeno al conductor el valor de los billetes que me da", indica Juan Pablo Parra, un joven de 23 años que quedó ciego hace 18 y que, para evitar situaciones como esta, procura mantener dinero sencillo y ser muy organizado al guardarlo en su billetera.Por eso, una máquina como esta, que facilita el conteo y que además alerta sobre posibles billetes falsos, le parece "una muy buena ayuda" para desenvolverse solo en la ciudad. El Debitátil, como denominaron los estudiantes de último semestre de ingeniería electrónica a su invento, está diseñado inicialmente como una herramienta de escritorio, que tendría la misma función que los detectores de luz ultravioleta que se usan en pequeños negocios.Para William Jiménez, invidente y dueño de una miscelánea en el barrio El Tintal, de Bogotá, el aparato sería una gran ayuda para el control de sus ventas, pues aunque se ha vuelto un experto en reconocer billetes falsos a través del tacto e incluso los propietarios de negocios vecinos lo buscan para verificar la autenticidad de los que reciben, la tecnología nunca está de más.La idea de realizar un aparato con las funciones del Debitátil surgió del Instituto Nacional para Ciegos (Inci), a partir de la observación de las necesidades de las personas con discapacidad visual. Será portátil "El objetivo es facilitar el desempeño de los invidentes en su vida laboral", explica Héctor Mafla, ingeniero del área de desarrollo del Inci. Por esa razón los estudiantes están trabajando también un prototipo portátil.El dispositivo funciona mediante sensores de luz que detectan las características que el Banco de la República ha establecido para cada billete y las convierte en pulsos eléctricos, que a su vez son enviados a un microprocesador donde se transforman al sistema binario (que utiliza solamente las cifras cero y uno).Mediante ese lenguaje matemático la máquina establece la denominación del billete y envía una orden a una memoria de audios para que reproduzca el sonido correspondiente, explicó Alexánder Pinillos, otro de los creadores del Debitátil. Para los jóvenes inventores, lo más importante de su trabajo, que les sirvió como tesis de grado, es su impacto social. "Porque lo que uno aprende no sirve si no tiene utilidad en la comunidad", concluyen.
Tomado El Tiempo-19-06-08

Imagen
Científicos ingeniosos crean objetos aparentemente inútiles, en concurso que promueve la innovación

El Tiempo-04-09-07
Entre los 16 inventos presentados en el concurso 'Inventores Gomosos' figura una silla de ruedas con tubos de plástico, que se ajusta al tamaño del discapacitado.
Al ingeniero mecánico Andrés Valencia la idea de su silla de ruedas con tubos de PVC le nació como resultado de una investigación que realizó con el apoyo del Comité de Rehabilitación de Antioquia.
Éste determinó que la mayoría de la población discapacitada no tiene con qué comprar una silla de ruedas barata y que se adapte a sus necesidades.

Otro de los proyectos curiosos es el de Alexánder Restrepo, arquitecto de 37 años. Se trata del cenicero con extractor de humo. El aparato es un cofre con dos tapas rectangulares. La inferior es el depósito de cenizas y la superior el filtro de espuma que absorbe el humo.
Su invento obedece a que es un fumador empedernido y busca no causarles molestias a quienes lo rodean.
Lavadora
Erika Flury es la otra gomosa. Ella inventó una pequeña lavadora manual que se basa en un recipiente de plástico y una especie de chupa que al ser impulsada de arriba hacia abajo frota las prendas y las deja limpias.

Otro de los ganadores fue el selector de velocidades, diseñado por Ernesto Sánchez Botero. Este administrador, de 65 años, junto con su hijo José Ignacio se inventó un dispositivo mecánico para bicicletas que permite seleccionar en forma automática los cambios de velocidad.
Sánchez sostiene que su artefacto es ideal para las personas que no saben manejar los cambios en una bicicleta y sufren mayor gasto de energía, perdiendo las ganas de hacer deporte.
En la misma línea inventiva, Luis Guillermo Gómez creó un vehículo tipo bicicleta, movido por un pedal horizontal. Éste mueve un piñón que genera energía que, a su vez, imprime una mayor movilidad.
Este pedal se puede aplicar a sillas de ruedas para que las personas las puedan mover con las manos.

Danilo Castañeda es otro inventor que desde 1999 trabaja en el proyecto 'Careta de silicona'. Se trata de una máscara que rodea y protege el rostro cuando se va a realizar un lavado del cabello en los centros de belleza.

Estos inventores criollos por su ingenio y creatividad recibieron libros, bonos para compras y el compromiso de que tendrán apoyo y capacitación para hacer realidad su construcción, comercialización y utilidad.
Este concurso es promovido por la Alcaldía, la Universidad Nacional y el SENA, para fomentar el constante trabajo entre los inquietos o gomosos científicos paisas.
MEDELLÍN

Estudiantes inventan la sopa de mondongo instantánea
imagen
EN LOS BARRIOS POPULARES, la sopa de mondongo es una de las más apetecidas, especialmente los domingos.
TOMADO DE EL UNIVERSAL 15-10-2007.
Los tiempos en que las amas de casas tardaban hasta dos horas preparando una sopa de mondongo llegaron a su final.
Un grupo de estudiantes de la Facultad de Ingeniería de Alimentos de la Universidad de Cartagena logró crear la sopa de mondongo instantánea sin que este plato típico del Caribe colombiano, perdiera su sabor y los nutrientes esenciales.
La investigación fue dirigida por el profesor Arnulfo Tarón, y desarrollada por las estudiantes Carmen Gómez y Yira Figueroa, quienes tuvieron la idea como su tesis de grado.
Llegar al resultado final fue complicado porque el mondongo (se saca de la panza de la vaca), no es un producto tecnificado y en muchos países es considerado como desperdicio.
Solo en revisiones bibliográficas las estudiantes tardaron dos meses buscando si ya se había hecho algún tipo de investigación parecida y no encontraron ningún antecedente.
“La idea surgió porque cada vez más familias costeñas están dejando de preparar este plato por lo demorado que resulta cocinar el mondongo para se ablande”, comenta Tarón, experto de biotecnología.
Lo primero que tuvieron que hacer los estudiantes fue hacer una serie de procesos en los laboratorios de la Universidad y de la Armada Nacional, para evitar que el mondongo perdiera sus propiedades nutritivas, de sabor y de color.
“El estómago de la vaca tiene mucha grasa. Entonces, lo primero que hicimos fue desengrasar el mondongo sin que perdiera sus características nutritivas, luego lo deshidratamos hasta que se convirtió en polvo y por último le adicionamos especies”, explica el profesor.
Según la investigación, el sabor de la sopa es igual a la de una hecha durante más de dos horas.
La sopa instantánea se disuelve en agua caliente y si se desea se le puede agregar la yuca y la papa. Si no se le agrega éstos dos últimos productos, la sopa está entre 15 y 20 minutos. “La sopa está en el tiempo que esté cocinada la yuca y la papa”, cuenta Tarón.
La investigación, que sirvió para que las estudiantes se graduaran de ingenieras de alimentos, ya es pretendida por varias empresas interesadas en comercializar la sopa y exportarla a otros países.
Con este tipo de investigaciones, la Universidad pretende que la población más pobre del país, pueda tener acceso a alimentos de bajo costo y ricos en nutrientes.


Una chiva hecha con guadua, y que anda como un auto normal, construyó un artesano de Cartago (Valle)
imagen

Tomado de El Tiempo.
El automotor, con capacidad para 20 personas, tiene pintada a lado y lado la bandera de Colombia. Julio César Toro muestra con orgullo su creación.
Para construirla tomó el chasís de un colectivo modelo 98, el motor de un Chevrolet 100 y el capó de un Carpati modelo 54.
Para hacer la carrocería, el piso y todo lo que necesita madera, usó 40 metros lineales de guadua. Y también, 63 tablillas de macana (un tipo de madera más delgada) para el techo.
El centro del timón fue hecho de macana y la propia cabrilla fue hecha en guadua, material que en láminas recubre el bómper.
"El 70 por ciento del carro fue hecho en ese material, que puede durar hasta 200 años si se humecta con aceite de linaza o trementina", asegura Julio César Toro, su constructor.
El carro funciona con gasolina. El tanque es de 15 galones, rinde kilómetros por galón y alcanza 70 kilómetros por hora. Su dueño sostiene que es apto para terreno de montaña.
Esta no es la primera locura de Toro, ya en el 2003 había hecho en guadua una réplica de una motocicleta Harley Davidson, que fue sensación en Estados Unidos, adonde ha viajado a varias ferias para mostrar sus trabajos hechos con el llamado 'acero natural'.
Historia de un sueño
Una feria artesanal en Medellín, en agosto del 2006, le cambió la idea a Julio César Toro de hacer un jeep en guadua para construir una chiva.
Empeñado en el quijotesco sueño, el artesano trazó planos y se imaginó cómo quedaría terminada. Poco después, en su taller 'Lomo de mula', creado hace diez años para hacer muebles y toda clase de objetos decorativos, comenzó a seleccionar las mejores guaduas para iniciar el necesario proceso de inmunización del material.
Después vinieron las tareas de corte, ensamble y modelado. Su meta era hacer un carro que causara impacto cuando comenzara a rodar por las carreteras de Colombia.
"Pensé primero en un jeep Willys 54, pero después quise hacer algo más grande donde se mostrara la capacidad de tracción de las raíces de la guadua y donde se expresaran más cosas a través de la pintura. Al final resultó la chiva", explica Toro, de 36 años.
El artesano recuerda que, un día, un estadounidense vio las obras y le compró todo. "Ni siquiera preguntó cuánto valía cada una", dijo.
Esa misma suerte espera que lo acompañe ahora Toro, quien valora su vehículo en 85 millones de pesos. Desde hace una semana, la chiva está en el taller Tecniautos, de Cartago, donde le dan los últimos retoques eléctricos.
Hace unos días causó revuelo en Cartago. "La paramos en el parque y la gente se tomaba fotos, hasta el Alcalde se subió en ella", cuenta Juan David Castaño, electricista del taller.
"Hay que quitarle a la guadua el estigma de que sólo se utiliza en los barrios pobres o en las construcciones. La guadua es un material que es más valorado por los estadounidenses o los chinos que por los colombianos. Por eso quiero que Colombia ruede con la chiva", enfatiza su creador, quien dice que su próxima obra va a ser un cohete de guadua.
 
¿Dónde Estamos?
Teléfono: 3205351192
unidademprendimientovirtual@gmail.com
www.unidademprendimientovirtual.blogspot.com
Montería-Córdoba-Colombia
imagen